De regreso a la “vieja normalidad”, Isabel II y Felipe volverían a separarse tras el confinamiento


Si bien “realmente disfrutaron ese tiempo juntos”, el final del encierro podría hacer que la pareja, de 73 años de matrimonio, vuelva a vivir separada.

La reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe, que han vivido juntos en el castillo de Windsor durante la mayor parte de la pandemia podrían volver a vivir separados si la monarca decide retomar su actividad en Londres a mediados de año.

Isabel II, de 94 años, y el príncipe Felipe, de 99, llevan casados más de 73 años. Durante la pandemia ambos han sido una fuente de apoyo para el otro y lograron “redescubrir la felicidad”, según personas del entorno. Sin embargo, las cosas pronto podrían volver a la vieja normalidad.

El 10 de junio el esposo de la reina cumplirá 100 años y pocos días después de su aniversario Londres acogerá el desfile militar Trooping the Colour, que celebra oficialmente el cumpleaños de la reina. Isabel II espera poder reunir en este emblemático evento a los miembros de su extensa familia después de más de un año de confinamiento.

Felipe regresaría a Wood Farm tras el confinamiento

El longevo príncipe Felipe no asistió a este desfile desde su jubilación en 2017 y es poco probable que lo haga este año. En lugar de volver a Londres con la reina, todo apunta a que regresará tranquilamente a su base de retiro en la granja Wood Farm después de su centenario.

Si el duque de Edimburgo abandona el castillo de Windsor, es probable que se reúna con la reina más tarde en el castillo de Balmoral, para las vacaciones de verano, apuntan los expertos.

Si bien es cierto que durante la crisis sanitaria Isabel II y Felipe buscaron consuelo en la compañía del otro, están acostumbrados a vivir por separado y ahora los conocedores del palacio afirman que la reina está “ansiosa” por volver a Londres.

En los últimos años, la pareja real ha pasado semanas e incluso meses sin verse. Así, tras su retiro, el duque hizo que Wood Farm fuese su residencia principal, mientras la reina permanecía en el palacio de Buckingham.

“Se cree que Felipe ha disfrutado de tiempo de paz viviendo lejos de la burbuja real y se alega que la Reina ha aprobado el movimiento que permitiría a su marido [tener] un merecido descanso de su servicio a la Corona”, destaca el medio británico.

“Realmente disfrutaron ese tiempo juntos”

Unos meses atrás, la cronista de la realeza Katie Nicholl aseguró que durante los meses de confinamiento la anciana pareja real “disfrutó mucho” de pasar más tiempo juntos.

“Recuerdo haber hablado con una fuente muy bien ubicada en ese momento que dijo que mientras la reina, como el resto del país, estaba muy deprimida por la pandemia y no podía trabajar y estaba encerrada, lo mejor para ella fue el tiempo que pudo pasar con Felipe”, aseguró Nicholl.

Katie Nicholl agregó: “Si bien algunas parejas pueden haber encontrado la intensidad de estar juntos, claramente ellos se llevaban muy bien… realmente disfrutaron ese tiempo juntos”.

La pareja más longeva de la monarquía británica no había pasado tanto tiempo bajo el mismo techo desde los primeros tiempos de su vida matrimonial en Malta, donde vivieron simplemente en una villa de 1949 a 1951, el único período en el que la reina dijo que vivía “normalmente”.

Felipe sigue siendo el hombre de confianza más cercano de la reina con quien habla por teléfono todos los días cuando no viven juntos. Previamente la reina había calificado al duque de Edimburgo como su “roca de fortaleza” y su duradero matrimonio de 73 años se convirtió en un símbolo de estabilidad para la monarquía.