En el bicentenario de la muerte de Napoleón, su tumba será restaurada por 840 mil euros

Los restos del emperador Napoleón I descansan en la tumba situada en el centro del Domo de Los Inválidos (París).

Tras una intensa campaña de recolección de donativos, el Museo de la Armada de París y la Fundación Napoleón lograron recaudar 836.960 euros para la restauración de la tumba del emperador Napoleón Bonaparte, quien murió en mayo de 1821.

En total, 2.310 donantes franceses y extranjeros colaboraron para restaurar la tumba en Les Invalides, París, donde emperador de los franceses se encuentra sepultado cerca de sus hermanos José, rey de España, y Jérôme, rey de Westfalia.

El príncipe Jean-Christophe Bonaparte, actual jefe de la familia imperial, y su abuela, la princesa Alix de Ligne, además del príncipe Philippe-Maurice de Broglie, se encuentran entre los donantes, junto la Fundación Roc-Eclerc, el CIC, el Souvenir Napoléonien, y la Academia de Bellas Artes.

“Esta extraordinaria movilización ayuda a financiar en parte el trabajo previsto como parte de este proyecto y todas las donaciones adicionales se destinarán a la suscripción, la restauración de la tumba del Emperador y los monumentos napoleónicos”, anunciaron el museo y la fundación.

Los restos del emperador Napoleón I descansan en la tumba situada en el centro del Domo de Los Inválidos (París).

“Al ayudar a restaurar el último lugar de descanso del emperador y los demás monumentos que lo rodean, puede desempeñar un papel clave en la preservación de un gran monumento simbólico del patrimonio histórico y artístico de Francia”, explica la fundación.

El dinero recaudado estaba destinado a permitir la restauración de los pisos, donde la piedra, el esmalte y la marquetería de mármol habían sido parcialmente dañados durante la caída de rocas de la cúpula, informó la revista París Match.

Se espera que las obras se completen para el lanzamiento de la “Temporada Napoleón 2021” que marcará el bicentenario de la muerte del emperador.

El Museo de la Armada de París y la Fundación Napoleón lograron recaudar 836.960 euros para la restauración de la tumba del emperador Napoleón.

Terminada en 1862, la majestuosa tumba de cuarcita roja recibe un mantenimiento continuo por parte del Musée de l’Armée, pero “el tiempo ha pasado factura”, dice la Fundación Napoleón:

  • La restauración del suelo: varias partes de la incrustación de piedra, esmalte y mármol fueron dañadas hace algunos años por piezas de mampostería que cayeron de la cúpula de arriba, que a su vez ha sido reparada.
  • Renovación de la inscripción, sobre la entrada de la cripta, de los últimos deseos del emperador: “Je désire que mes Cendres reposent sur les bords de la Seine, au milieu de ce peuple français que j’ai tant aimé” (“Deseo que mis restos mortales reposen a orillas del Sena, rodeados del pueblo francés que tanto amé”).
  • Meticulosa limpieza de las lápidas de los generales Duroc y Bertrand, de los genios funerarios que “custodian” la entrada a la cripta, y más en general, de todas las estatuas y demás elementos decorativos.
  • La consolidación de todos los pisos alrededor de la propia tumba: el piso circular de mármol y esmaltado.