Obras de arte de Margarita II de Dinamarca son vendidas con el seudónimo “Ingahild Grathmer”

Margarita II es reina de Dinamarca desde 1972.

Dos acuarelas que fueron puestas a la venta por la casa de subastas danesa Bruun Rasmussen a principios de semana, en el marco de una subasta de diseño y arte moderno, llamaron la atención entre los observadores.

De los 469 objetos que fueron ofrecidos, las dos acuarelas que se vendieron juntas llevan la firma “IG”, que significa “Ingahild Grathmer”. Sin embargo, no hay ningún artista llamado Ingahild Grathmer en Dinamarca.

Detrás de la firma se esconde la reina de Dinamarca, Margarita II, una reconocida artista. Sus acuarelas se valoraron en 10.000 coronas danesas (unos 1.600 dólares). Pero después de que la conexión con la reina se hizo conocida entre las partes interesadas, comenzó una puja intensiva: tras 46 ofertas, un comprador llegó a pagar casi 8.000 dólares por ellas.

“Evidentemente, existe un gran interés entre los amantes del arte que gustan de las pinturas de la reina. Entonces siempre se puede discutir cuál es el precio correcto, pero debe ser el precio que el mercado está dispuesto a pagar”, explicó Niels Raben, jefe del departamento de arte moderno de Bruun Rasmussen, a la revista Se og Hør.

¿Cómo terminaron las pinturas en una subasta? El diario sueco Expressen explicó que las dos acuarelas fueron un regalo personal de la reina al historiador de arte Erik Fischer en 1978, según se puede leer en el reverso de las obras. Después de eso, las pinturas cambiaron de dueño varias veces y finalmente terminaron en la casa de subastas.

La reina Margarita II es una artista muy talentosa

Se sabe desde hace mucho tiempo que la reina Margarita II es una artista muy talentosa y dedica por completo todos los jueves a sus grandes pasiones artísticas. En enero de 2012, 130 pinturas acrílicas, acuarelas y collages creados por la monarca tuvieron su propia exposición en el Ark’s Art Museum de Copenhague.

“Margarita no es solo una reina, también es una artista activa, es fantástico que detrás de la fachada de la reina se esconda una artista visual real y comprometida”, dijo entonces el director del museo, Christian Gether. “Es un una persona abierta, vulnerable y buscadora que logra traducir los pensamientos existenciales humanos en arte simple y claro”, agregó.