Inglaterra: el príncipe Carlos y Camilla tienen una “panic room” con comida y banco de sangre


El príncipe de Gales ha vivido allí durante más de cuarenta años, y el ducado de Cornualles compró la finca a la familia Macmillian en 1980.

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, poseen una ‘habitación del pánico’ en su residencia campestre, a unos 20 kms de Londres, diseñada para que ambos puedan sobrevivir a un grave peligro.

Lo reveló el biógrafo real Brian Hoey en su libro ‘Not in Front of the Corgis‘, donde asegura que la mansión Highgrove House está equipada con una sala de pánico recubierta de acero, que contiene todo tipo de elementos esenciales para afrontar una hecatombe.

“Dentro hay suministros médicos que incluyen contenedores del grupo sanguíneo de Carlos y Camilla, alimentos y bebidas de larga duración, un arsenal, transmisores de radio equipados para obtener una señal incluso dentro de sus paredes de acero, purificadores de aire y baños químicos”.

El búnker del príncipe Carlos está diseñado para que se esconda durante un período de tiempo prolongado, en caso de que sea necesario.

La habitación del pánico del príncipe Carlos está diseñada para que la pareja real se esconda durante un largo período de tiempo, si alguna vez surge la necesidad, y supuestamente es tan fuerte que “incluso si el resto de la casa se destruye, quedará intacta”, aseguró Hoey.

Highgrove House se construyó por primera vez entre 1796 y 1798 con un diseño neoclásico georgiano en el sitio de una propiedad más antigua. Se cree que el arquitecto fue Anthony Keck y los antiguos residentes del lugar incluyen al padre del ex primer ministro británico Harold Macmillan, Maurice.

El príncipe Carlos compró la propiedad en 1980 al padre del ex primer ministro británico Harold Macmillan, y ha vivido allí durante 40 años, compartiéndola primero con la princesa Diana y y sus pequeños hijos, y desde 2005 con su segunda esposa Camilla.