La historia de Kronberg, el castillo que servirá de escenario para la película “Spencer”


El castillo de Kronberg fue construido en las últimas décadas del siglo XIX por la emperatriz Victoria de Alemania y convertido por sus descendientes de la casa de Hesse en un hotel de lujo desde 1954.

El castillo-hotel de Kronberg, de la ciudad de Frankfurt, está íntimamente ligado a la realeza alemana y pronto será el escenario de la película “Spencer” en la que la actriz Kristen Stewart interpretará a la fallecida Diana, princesa de Gales.

Considerado patrimonio cultural por la Unesco, el Schloss Kronberg en un esplendoroso hotel-spa de lujo de la región montañosa de Taunus, llena de bosques que se extiende hacia el norte desde Frankfurt.

Kronberg fue construido siguiendo las instrucciones de Vicky, la hija mayor de la reina Victoria de Inglaterra y del príncipe consorte Alberto. La princesa se casó en 1859 con el hombre que brevemente sería el emperador Federico III de Alemania y la magnífica mansión que ahora es el Schlosshotel se construyó en honor a su memoria con el nombre de Friedrichshof.

La emperatriz Victoria, viuda de Federico III de Alemania, recibió a su hijo, Guillermo II, y parte de su familia en Kronberg, por entonces llamado Friedrichshof.

Federico III reinó durante 99 días hasta que el cáncer lo mató en 1888. Su viuda, que deseaba ser conocida como la emperatriz Federico, se retiró a Kronberg para pasar el resto de su vida lejos de la corte de su hijo mayor, Guillermo II, con quien mantuvo una relación terriblemente tormentosa.

Aunque no había amor entre madre e hijo, Guillermo II solía ir a visitar a la emperatriz viuda de vez en cuando a finales de la década de 1890 y la Royal Suite del hotel todavía se conserva como cuando el káiser estaba en la residencia. Otros distinguidos personajes que han aparecido en sus pasillos incluyen, por supuesto, a la reina Victoria y Eduardo VII (hermano de la emperatriz), junto con miembros de casi todas las familias reales.

Fridrichshof fue convertido en el schloshotel Kronberg por la familia principesca de Hesse en 1954.

A su muerte, en 1901, la emperatriz dejó el castillo a su hija menor, Margarita de Prusia, quien se había casado con el príncipe Federico de Hesse. El príncipe Wolfgang, hijo de Margarita, tomó posesión del castillo y fundó el “Golf und Land Club Kronberg” con otros amigos de los deportes de césped y se creó un campo de 9 hoyos, aunque los visitantes ingleses de Kronberg llegaban con palos y pelotas de golf desde 1914.

Los miembros de esta familia todavía son sueños del castillo pero en 1954, tras la muerte de Margarita, lo convirtieron en un hotel de lujo y lo administran a través de una Fundación. Como los Hohenzollern, los Hannover y los Wittlesbach, los príncipes de Hesse se encuentran entre las casas aristocráticas más importantes de Alemania. En 2003, el Landgrave Donatus, jefe de la dinastía, se casó con la condesa Floria von Faber-Castell, cuya familia dirige la célebre fábrica de lápices en Stein, cerca de Nuremberg.