Historias

El joven periodista que logró entrar a la prohibida cripta real de Holanda hace un siglo

Vistiendo un viejo traje de su padre, Lambertus Mokveld de 21 años logró ingresar al mausoleo de la dinastía Orange mientras cubría el funeral de la princesa Paulina.

Los miembros de la familia real de Holanda son enterrados en la cripta de la Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva) de la ciudad de Delft. De acuerdo con el protocolo, solo los familiares y los portadores del ataúd pueden ingresar, pero cuando la princesa Paulina fue enterrada en 1911 dos periodistas también entraron en la cripta, rompiendo así con una regla inquebrantable de la Casa de Orange.

El entierro de la princesa Paulina en 1911 fue un acontecimiento excepcional. La princesa había muerto más de un siglo antes en 1806 a la edad de seis años en el este de Alemania. Era la hija menor del rey Guillermo I y su esposa, Guillermina de Prusia. Debido a que los Países Bajos fueron ocupados por Francia, los miembros de la Casa de Orange vivían en Berlín cuando ella nació en 1800. Pauline gozó siempre de muy mala salud y cuando tuvo que huir con su familia del avance del ejército francés a Prusia Oriental, enfermó gravemente.

Tumba de la princesa Paulina, erigida en Delft en 1911.

El 22 de diciembre de 1806, Paulina murió en el castillo de Freienwalde y fue enterrada en la finca. Su tumba estaba marcada por un modesto monumento funerario. En 1909, un nuevo propietario del castillo redescubrió la tumba y se lo informó a la familia real holandesa. La reina Guillermina, bisnieta de Guillermo I, pidió que el ataúd funerario fuera desenterrado y trasladado a Delft, junto al monumento funerario que la adornaba.

El 7 de abril de 1911, el ataúd llegó en tren a la estación de tren de Delft y desde allí partió con una modesta procesión fúnebre hacia la iglesia. El entonces periodista de 21 años Lambertus Mokveld cubrió el evento junto con un colega y más de cincuenta años después reveló a un periodista del diario Trouw que vistió el traje de boda de su padre para la ocasión. En la plaza del mercado, el príncipe consorte Enrique, esposo de la reina, se unió a la procesión fúnebre y no hubo servicio fúnebre, por lo que la comitiva entró de inmediato en la cripta.

La mausoleo de la dinastía Orange se encuentra bajo la Nieuwe Kerk de Delft

Como nadie los detuvo, los dos periodistas también entraron formando parte de la procesión real. “En 1962, visité a Mokveld en su casa de Leerdam y escuché su historia, que escribí de inmediato”, escribiría un siglo más tarde el periodista Jan Kuijk. “Un día antes de la ceremonia, un mensajero del ayuntamiento de Delft, Mokveld, había entregado la invitación y las instrucciones sobre la ropa que tenía que llevar: abrigo, sombrero de copa, corbata blanca”.

“Afortunadamente, su padre pudo ayudarlo con su traje de boda”, relató Kuijk. “Esa mañana, Mokveld, junto con su colega Jan van Achelen, esperó la modesta procesión fúnebre en el Markt: el príncipe Enrique con uniforme de almirante, un ayudante y algunos otros miembros del séquito. Los dos reporteros se unieron a la procesión, según lo prescrito. Con su abrigo que le quedaba mal y un sombrero de copa en la cabeza por primera vez en su vida, Mokveld sintió miles de ojos posados sobre él”.

“En la iglesia, la procesión se dirigió inmediatamente a la cripta abierta”, prosigue el relato de Kuijk. “No hubo servicio fúnebre, solo una obra de órgano. No había nadie en la iglesia para arreglar nada y por lo tanto nadie para detener a los dos periodistas. No se les ocurrió nada mejor que entrar en la cripta detrás de la procesión. Lo que Mokveld notó fue la completa desnudez del sótano. No había nada que ver. Muros con nichos que contienen los cofres y un solo cofre independiente. Nada más”.

En su crónica del diario Delftsche Courant, un pasaje increíblemente detallado da fe de que los periodistas llegaron a la cripta: “En la parte nueva de la cripta, a la izquierda del ataúd que contiene los restos de la madre de la princesa Paulina, la reina Federica Guillermina, princesa de Prusia, entre ese lugar de descanso y el del padre, el rey Guillermo I, el ataúd estaba colocado en el nicho de la reina. Su Alteza Real [el príncipe enrique] permaneció en la cripta durante algún tiempo”.

Solo los miembros de la famila real holandesa pueden bajar a la cripta de la dinastía.

En la entrevista que mantuvo décadas más tarde con Jan Kuijk, Mokveld contó más detalles: después del entierro del féretro de Paulina, el príncipe Enrique quiso echar un vistazo a la tumba del histórico príncipe Guillermo de Orange. Por lo tanto, tuvo que arrastrarse por un agujero de solo 75 centímetros de altura. Cuando finalmente salió del lugar, el sacristán de la iglesia tuvo que buscar un cepillo para limpiar el uniforme del príncipe consorte.

La última vez que la cripta real se abrió fue para el entierro del príncipe Bernardo.

A los pocos días, la noticia de la presencia de los periodistas en la cripta ya era conocida por todos y se desató una polémica: la cripta solo puede ser visitada por los miembros de la familia real. Lambertus Mokveld fue convocado por el alcalde de Delft, De Vries van Heyst, fue reprendido y tuvo que dar explicaciones de su profano comportamiento, pero esto no obstaculizó su futura carrera como periodista. “Mokveld solo pudo decir que había sido completamente de buena fe y ese era el fin del asunto”, relató Kuijk.