El documental de TV censurado por la realeza británica desapareció de YouTube


Cincuenta años después del documental Royal Family sobre la reina Isabel II de Gran Bretaña y su familia, la postura de la casa real permanece intacta: el programa de 1969 fue censurado por el palacio después de su emisión y no volvió a verse hasta esta semana, cuando apareció completo en YouTube para ser eliminado horas después.

Una fuente real dijo al diario The Telegraph que esperaban que fuera eliminado de la plataforma de video: “Este es un asunto de la BBC. De vez en cuando, aparecen cosas en Internet que no deberían estar allí”.

La BBC, que se encargó de la filmación por encargo del príncipe Felipe, se negó a comentar, pero se entiende que intentó eliminarlo de la web después de que se les informó. La cinta se desconectó el jueves por la tarde luego de un reclamo de derechos de autor, confirmó YouTube.

Una fuente de la BBC dijo: “Siempre ejercemos nuestros derechos de autor donde podemos. Sin embargo, es notoriamente difícil perseguir estas cosas en YouTube una vez que están disponibles. Cualquiera puede descargarlo y terminas persiguiéndote”.

No está claro cómo o por qué la película de Richard Cawston, que se cree que está protegida por los derechos de autor de la monarquía británica, resurgió repentinamente más de 50 años después. Parece haber sido subido el 15 de enero por una nueva cuenta de YouTube con el nombre de “Philip Strangeways”, haciendo referencia a una organización misteriosa llamada HM Government Public Service Films.

Para Royal Family, el equipo de la BBC pasó 12 meses filmando, acumulando más de 43 horas de cinta. Un mes antes de su emisión, se dice que la reina Isabel II lo vio en su totalidad y el contenido fue finalizado por un comité asesor presidido por su esposo, el duque de Edimburgo. En su estreno, el documental fue una sensación porque permitía por primera vez ver la intimidad del palacio.

Primero transmitido por la BBC, y una semana después por el canal ITV, el documental ofreció al público una visión sin precedentes del mundo privado de la Casa de Windsor, mostrándolos viendo televisión, disfrutando de un picnic y remando en botes en un lago. Un tercio de la población británica lo vio en junio de 1969, y se reprodujo repetidamente antes de ser censurado.

“El impacto fue tal que la reina, preocupada por la sobreexposición, decidió no dar un discurso navideño televisado ese año, sino que emitió un mensaje escrito”, explicó The Telegraph.