Europa

Sale a la venta el relato personal de Napoleón sobre la legendaria batalla de Austerlitz

El manuscrito de 74 páginas, dictado a Bertrand, contiene varias correcciones del emperador exiliado, quien tachó palabras y agregó comentarios en los márgenes con letra diminuta.

En el bicentenario del nacimiento del emperador Napoleón Bonaparte, el relato sobre su victoria en la batalla de Austerlitz, dictado durante su exilio en la isla de Santa Elena, salió a la venta el miércoles en París por un millón de euros (1,2 millones de dólares).

El relato del “choque de tres emperadores” de 1805 con las fuerzas ruso-austríacas, que se considera la mayor victoria militar de Napoleón, conduce a los lectores a través de los preparativos para la batalla, la lucha en sí y se completa con un plan de batalla elaborado por su leal ayudante de cambo, el general Henri-Gatien.

El manuscrito de 74 páginas, dictado a Bertrand, contiene varias correcciones del emperador exiliado, quien tachó palabras y agregó comentarios en los márgenes con letra diminuta. Napoleón no se refiere a sí mismo en primera persona, sino que antecede sus comentarios con “el emperador dice”.

La venta se produce al comienzo de un año que marca el bicentenario de la muerte de Napoleón. El propietario de la galería, Jean-Emmanuel Raux, un coleccionista de recuerdos imperiales franceses, encontró el manuscrito en un tesoro de documentos pertenecientes a los herederos de Bertrand. “Es el documento más fabuloso sobre la historia de Francia que se puede encontrar en una colección privada”, dijo.

En unas nueve horas, el 2 de diciembre de 1805, unos 75.000 soldados de la “Grande Armee” de Napoleón superaron a una fuerza ruso-austríaca más grande en Austerlitz, en lo que entonces era el imperio austríaco. Ayudó a poner fin a la coalición entre Francisco I de Austria y el zar Alejandro I de Rusia que había sido financiada por Gran Bretaña, y es una batalla estudiada en las escuelas militares francesas hasta el día de hoy.

Napoleón detalla todas las tácticas que implementó para engañar a sus oponentes haciéndoles creer que las fuerzas francesas eran débiles, incluidas las retiradas y negociaciones anteriores que disfrazaban el hecho de que ya había elegido el lugar de la batalla. Su exaltado relato proclama el heroísmo de los franceses, de soldado a oficial, y afirma que incluso los soldados heridos aclamaron al emperador.

“Perderé un buen número de hombres valientes”, dijo la víspera de la batalla. “Me siento mal de que realmente se sientan como mis hijos, y, la verdad, me reprocho a veces este sentimiento porque temo que me deje descalificado para la guerra”.