Historias

El drama de Mary Hamilton, la amante de Pedro el Grande ejecutada por infanticidio

Por OLEG YEGOROV | Descendiente de nobles escoceses, no solo era una importante dama de la corte rusa, sino también la favorita pública de Pedro I.

Descendiente de aristócratas escoceses, Mary Hamilton (fallecida en 1719) no solo era fue dama de honor en la corte de Pedro el Grande, zar de Rusia, sino también su amante (no tan) secreta. Su destino quedó sellado cuando intentó ocultar la verdad a la familia imperial.

Pedro (1682 a 1725 ), el creador y primer gobernante del Imperio Ruso, se sorprendió al descubrir una escena horrible cerca de uno de sus palacios: el cadáver de un bebé, estrangulado, envuelto en un pañuelo, después de haber sido ahogado en una letrina. Esto sucedió alrededor de 1716; en ese momento nadie tenía idea de quién era el desafortunado niño.

Un par de años más tarde, sin embargo, la verdad se reveló. El bebé pertenecía a Mary Hamilton o, como la llamaban los rusos, Maria Danilovna Gamontova. Ella era la dama de honor de la emperatriz Catalina, la esposa de Pedro y futuro gobernante de Rusia después de su muerte.

Mary había dado a luz fuera a un hijo cuyo padre no era su marido, pero ¿quién era el padre? Como Mikhail Kubeev, un periodista ruso escribió en su libro 100 Great Crime Stories que podría haber sido hijo del emperador y “de acuerdo con las leyes estatales de esa época, por asesinar al bebé de sangre real Mary debería haber sido sometida a anatema y enterrada viva”. Pero, ¿cómo llegó Marya Rusia?

Romance y prosperidad

Los antepasados de Mary, miembros de la familia escocesa Hamilton, se mudaron a Rusia durante el reinado de Iván el Terrible (1547-1584) y durante décadas sirvieron a los sucesivos zares. Generalmente se cree que era hija de William Hamilton y presumiblemente se unió a la corte de la emperatriz Catalina, segunda consorte de Pedro, en 1713.

Como señalaron los cronistas de esa época, Pedro no pudo evitar fijarse en la joven y hermosa Mary y “vio algunos rasgos en ella que le provocaban lujuria”. En otras palabras, Mary se convirtió en la amante del emperador porque, en ese entonces, decir “no” a un zar no era una opción.

Pedro el Grande tuvo muchas aventuras. Su esposa Catalina no era una mujer celosa porque, después de todo, ella también había ascendido a su posición al ser primero la concubina (y de varios oficiales). De esta forma, la emperatriz incluso mostró bondad hacia las amantes de Pedro, incluida Mary, y el emperador siempre regresaba con su esposa después de sus aventuras. Esto es exactamente lo que le sucedió a Mary y después de que el interés de Pedro decayera, su vida se hundió.

Espiral descendente

Después de que las cosas casi terminaran con Pedro, Mary Hamilton se enamoró de su ayudante de campo Ivan Orlov, pero su relación estuvo condenada al fracaso desde el principio. Bebedor abusivo, él con frecuencia la golpeaba. Como Mary confesaría más tarde, comenzó a “robarle a Su Majestad la Emperatriz, diferentes cosas y monedas de oro” para dárselas a Orlov como regalo.

Pero Mary tenía otros problemas aún más grandes. Como los medios anticonceptivos apenas existían en la Rusia de principios del siglo XVIII, quedó embarazada, al menos tres veces. Ella forzó el aborto de los dos primeros bebés con “medicamentos que estaba tomando de los médicos del palacio, fingiendo que los necesitaba por otras razones”, pero no pudo evitar el nacimiento de su tercer bebé (durante meses ocultó signos de embarazo bajo crinolinas anchas, una enagua rígida o estructurada), por lo que la ahogó.

Nadie sabe a ciencia cierta quién era el padre. Algunos historiadores, incluido Kubeev, dicen que el bebé podría ser de Pedro ya que había estado visitando a Mary Hamilton incluso después de que ella cayó en desgracia, pero otros argumentan que el padre más probable del niño era Orlov. De todos modos, dar a luz a un bastardo habría destruido la vida de Mary en los círculos imperiales.

“Acepta tu ejecución y cree que Dios te perdonará”

Fue Orlov quien reveló la verdad sobre Mary Hamilton, pero más por cobardía que por honestidad. Según el Diccionario Biográfico Ruso, “un día el emperador se enfadó con Orlov por perder un documento”” Orlov creía que estaba sufriendo la ira del emperador debido a su relación con Mary, y decidió contarle a Pedro sobre su relación con la dama y sus abortos espontáneos. Pedro recordó el bebé muerto encontrado hace varios años y comenzó a sospechar.

Interrogada y torturada en presencia del zar, Mary confesó haber provocado sus abortos espontáneos, haber matado a un bebé y haberle robado a la emperatriz, pero se mantuvo leal a Orlov alegando que él no tenía nada que ver con eso. Orlov, por su parte, la culpaba de todo.

Pedro no enterró viva a su amante, como dictaba la regla, pero la envió al verdugo, a pesar de que su esposa Catalina le pidió que la perdonara. Se dice que el emperador la besó antes de la ejecución diciéndole: “Sin violar las leyes de Dios y del estado, no puedo salvarte de la muerte, así que acepta tu ejecución y cree que Dios te perdonará”. Momentos después, le cortaron la cabeza a Mary Hamilton. (RBTH)

LECTURA RECOMENDADA

El día que Pedro el Grande le regaló a su esposa la cabeza de su amante


Harto de su santurrona y aburrida esposa, Pedro I la repudió y la encerró en un convento para casarse con Martha Skavronskaya una joven prostituta.