La carta en la Meghan Markle “puso fin” a la relación con su padre, objeto de batalla legal


El padre de Meghan Markle asegura que su hija le notificó “el fin de su relación” en una carta que ahora es objeto de controversia entre la duquesa de Sussex y el diario sensacionalista británico Daily Mail, al que ésta denunció por haber publicado extractos sin autorización.

La exactriz estadounidense, de 39 años, acusa a Associated Newspapers -editor del Daily Mail, el Mail Online y su versión dominical Mail on Sunday– de vulnerar sus derechos al publicar en febrero de 2019 partes de la misiva enviada seis meses antes a su padre, Thomas Markle.

Intentando evitar un proceso potencialmente explosivo, la esposa del príncipe Harry solicitó un “juicio sumario“, trámite que en el derecho anglosajón permite resolver un caso sin juicio, lo que la Alta Corte de Londres comenzó a examinar este martes. Si el juez falla a su favor, el caso estará terminado y sin posibilidad de apelación, informó The Guardian. Pero si la duquesa pierde, habrá un juicio completo que podría enfrentarla con su padre, con el que mantiene una muy tensa relación.

En una declaración escrita al juez, divulgada este martes por el tribunal, Thomas Markle, de 76 años, aseguró que la carta de su hija “no era un intento de reconciliación” sino “una crítica a mí”. “La carta no decía que me amaba. Ni siquiera preguntaba cómo estaba yo. No mostraba preocupación por el hecho de que yo había sufrido un ataque al corazón y no hacía preguntas sobre mi salud”, afirmó.

Me había vilipendiado”

Markle, de 76 años, dijo que se sentía obligado a publicar extractos de la carta de 2018 para corregir las “mentiras” escritas sobre él cuando los amigos de Meghan hablaron de forma anónima con la revista estadounidense People. “Creo (y todavía creo) que Meghan quería que se publicara su relato de la carta”, dijo el hombre.

Markle dijo que se “sorprendió” cuando leyó el artículo, diciendo que “me había vilipendiado al decir que era deshonesto, explotador, buscador de publicidad, indiferente y de corazón frío, dejando devastada a una hija leal y obediente”. “Tuve que defenderme de ese ataque”, agregó el comunicado.

En su declaración, Markle dijo que la sugerencia en el artículo de People de que Meghan se había acercado a él “diciéndole que me amaba y que quería reparar nuestra relación” había sido “falsa”. Agregó que solo selección extractos de la carta en lugar de publicarla completa “porque pensé que la carta en su conjunto hacía que Meg se viera terrible”, dice su declaración.

En realidad, dijo, la carta “señalaba el fin de nuestra relación”, aseguró Markle, dando un anticipo de lo que podría ocurrir si ambos tuvieran que testificar ante un tribunal. Un proceso podría además hacer salir a la luz detalles comprometedores sobre la vida del nieto de Isabel II y su esposa, primer miembro mestizo de la familia real británica, que nunca ocultó sentirse a disgusto entre los rigores protocolarios de la monarquía.

“Dificultades de una relación familiar”

El príncipe Harry se casó en 2018 con la actriz Meghan Markle.

Para convencer al juez Mark Warby de la pertinencia de un “juicio sumario”, Justin Rushbrooke, abogado de la duquesa de Sussex, aseguró que “en realidad, en el fondo, es un caso muy sencillo sobre la publicación ilegal de una carta privada” de contenido “personal y sensible”.

Según Rushbrooke, el diario incurrió en una “triple invasión” de los derechos a la correspondencia privada, a la vida privada y a la vida familiar, que se aplicaría a cualquiera, aunque no fuera una duquesa.

Eludiendo un juicio, la duquesa puede evitar también que Associated Newspapers apoye su defensa en el libro “Finding Freedom“, una biografía reciente sobre la pareja y su alejamiento de la monarquía británica.

Los abogados del grupo afirman que Meghan “cooperó con los autores” del libro, que hace referencia a la carta, algo que ella niega. “No tiene sentido que la demandante pusiera este tipo de carta en el dominio público”, argumentó su abogado.

En la carta, afirmó el abogado, la duquesa le pedía a su padre, afincado en México donde protagonizó un escándalo con paparazzi antes de la boda de la pareja en mayo de 2018, que se mantuviera alejado de los medios. “Son tristes dificultades de una relación familiar que no son de interés público”, agregó el abogado.