Obituarios

El príncipe Abdülkerim, último heredero del trono Otomano, falleció a los 90 años

El príncipe Dundar Abdulkerim Osmanoglu, bisnieto del sultán Abdulhamid II, falleció el 18 de enero en un hospital de la capital siria, Damasco, donde estaba recibiendo tratamiento.

El príncipe Dündar Abdülkerim Osmanoglu, el último heredero al trono del ahora desaparecido Imperio Otomano, falleció el lunes 18 de enero a la edad de 90 años, anunció la familia en un comunicado. “Padre de nuestra familia y de la dinastía otomana, nuestro tío, el príncipe Dündar Abdülkerim Osmanoglu, falleció en Damasco, Siria”, dijo Orhan Osmanoglu, un miembro de la familia real, citado por la agencia turca Anadolu.

Osmanoglu era el nieto del príncipe Mehmet Selim Efendi, hijo del sultán Abdulhamid II, el legendario sultán otomano al que se le atribuye la prolongación de la supervivencia del Imperio Otomano. Como miembro de mayor edad, el fallecido príncipe era el jefe de la familia de los sultanes desde la muerte en 2017 de Osman Bayezid Osmanoglu, hijo de Ibrahim Tevfik, que era nieto del sultán Abdulmecid I.

Osmanoglu, vivía solo en Damasco, donde nació después de que sus padres fueran expulsados ​​de Turquía tras la abolición del califato en 1924. Su esposa, Yüsra Osmanoglu, había muerto en 2017. Según informó el periódico Daily Sabah, los miembros de la familia imperial que vivían en Turquía durante mucho tiempo intentaron que Osmanoglu abandonara Siria desde el inicio de la actual guerra civil y regresara a su país, pero no lo consiguieron.

Una vida tranquila en Siria

Su vida fue muy normal, muy tranquila”, dijo el príncipe Orhan en una entrevista en años recientes. “No le gustan las multitudes, la música o los sonidos fuertes. Se iba a trabajar, volvía a casa y esa era su vida. La gente en Damasco solía decir que se destacaba porque no se involucraba en la vida ni en los asuntos de otras personas”.

Como no tenía hijos propios, decía que yo era lo único que lo hacía más feliz que cualquier otra cosa”, recordó Orhan. “La segunda cosa que lo hizo increíblemente feliz fue que tomó la ciudadanía turca. Era importante recibir esto porque lo despojaron”.

Durante seis siglos hasta principios del siglo XX, el imperio de la dinastía Osman fue el más grandioso de todos. Contrarrestó la expansión europea en el este y transformó el Islam en la segunda fuerza espiritual más poderosa del mundo conocido. El Imperio Otomano sobrevivió a la Peste Negra mientras el resto de Europa estaba diezmado y puso fin al dominio de siglos de la cristiandad en el Medio Oriente.

Los descendientes de la dinastía otomana se vieron obligados a dispersarse por el mundo después del colapso del imperio y fueron enviados al exilio a partir de 1924 después de que la República Turca los declarara “traidores” de la nueva nación turca, entonces dirigido por Mustafa Kemal Atatürk.

El exilio vio a varios miembros de la familia otomana y sus partidarios realistas casi caer en la indigencia y algunos se vieron obligados a trabajar en trabajos manuales para sobrevivir. “Los prestigiosos ministros, eruditos religiosos, bajás y oficiales se vieron obligados a mendigar y algunos se encontraron en hospitales por enfermedades mentales”, dijo Ekrem Ekinci, profesor de historia otomana en Estambul y autor de una biografía de la dinastía.

Cincuenta años de exilio

En 1952, una amnistía general permitió que solo las mujeres de la familia real regresaran a Turquía y los hombres solo pudieron hacerlo a partir de 1974. Sin embargo, pocas regresaron a Turquía, ya que la mayoría de ellas ya había construido una nueva vida después de vivir en el extranjero durante décadas. Osmanoglu “no tuvo problemas cuando volvió a Turquía, hizo muchas entrevistas de prensa porque la gente estaba muy interesada en él y en su vida”, dijo Orhan, “pero no se sentía cómodo en el centro de atención”.

El padre de Osmanoglu, el príncipe Mehmed Abdülkerim Efendi, se había establecido en Beirut, Líbano, durante el exilio de los miembros de la dinastía, antes de mudarse a Damasco, donde murió en 1935. El hermano menor de Dündar Abdülkerim Osmanoglu, Harun, regresó a Turquía en 1974 y residió en Estambul y ahora, a la edad de ochenta y ocho años, se convertirá en el nuevo jefe de la familia imperial.

El príncipe Dundar Abdulkerim Osmanoglu, bisnieto del sultán Abdulhamid II, falleció el 18 de enero en un hospital de la capital siria, Damasco, donde estaba recibiendo tratamiento.