Noruega

El rey Harald V conmemora 30 años de reinado con el apoyo unánime de los noruegos

Primer monarca nacido en suelo noruego en más de 700 años y el primero casado con una mujer noruega, el monarca de 83 años supo ganarse la simpatía de los noruegos.

El 17 de enero de 1991, hace 30 años, el príncipe heredero de Noruega se convirtió en el rey Harald V al fallecer su padre, el popular rey Olav V. Primer monarca nacido en suelo noruego en más de 700 años y el primero casado con una mujer noruega, Harald V, ahora de 83 años, ha sabido ganarse la simpatía de los noruegos, muy especialmente de los jóvenes, por su discurso franco y moderno.

Hijo del rey Olav (1903-1991) y de la princesa Martha de Suecia (1901-1954), Harald pasó su primera infancia en Maryland, Estados Unidos, junto a su madre y hermanas mayores, las princesas Ragnhild y Astrid, tras la invasión de Noruega por el Ejército alemán en abril de 1940, mientras su abuelo, el rey Haakon VII, y su padre dirigían la resistencia desde Londres.

Una vez que la familia real regresó a Noruega tras el final de la guerra el 13 de mayo 1945, Harald reanudó sus estudios, ya iniciados en Estados Unidos, en la Escuela Primaria Smestad, y, a partir de 1950, en la Escuela Catedralicia de Oslo, donde se diplomó en Ciencias en 1955. En 1956 inició su instrucción castrense en las escuelas de cadetes de Marina y Caballería y entre 1957 y 1959 estudió en la Academia Militar para oficiales, de la que salió con el despacho de teniente.

La muerte de la princesa Martha a los 53 años en 1954 ensombreció la existencia de la pequeña familia real de Noruega. “Era una familia de luto. Lo tuve que procesar yo solo, no había nadie con quien hablar del tema, solo uno de los buenos amigos de papá me sacó el tema. Él entendió cómo me sentía, de lo contrario no mucha gente hablaba de ello”, contó Harald en un libro biográfico recientemente publicado. “Fue un momento difícil, pero peor fue para el rey Olav, creo. Perder a tu madre es malo. Tuvimos que vivirlo, tuvimos que superarlo de una forma u otra”.

Cuando en 1957 falleció el rey Haakon, su padre se convirtió en nuevo monarca y Harald asumió su función como príncipe heredero, lo que le dio el derecho a participar en las reuniones del Consejo de Estado. A principios del año siguiente prestó juramento ante la Constitución como heredero al trono. Entre 1960 y 1962 estudió Ciencias Políticas y Económicas e Historia en el Balliol College de Oxford, Gran Bretaña, y posteriormente trabajó en Oslo para dos entidades estatales, la Compañía Naviera del Ártico y la Comisión de Bosques.

Durante la enfermedad de su padre, desde mediados de 1990, el príncipe asumió el papel de regente y presidente del Consejo de Estado. El longevo monarca murió a los 89 años el 17 de enero de 1991, con lo cual Harald se convirtió en rey el mismo día. El 21 de enero prestó juramento de acatamiento de la Constitución ante el Parlamento. El 23 de junio Harald V fue solemnemente entronizado con una ceremonia de bendición en la catedral Nidaros de Trondheim.

La hasta entonces princesa Sonia se convirtió en reina, y la primera consorte real de la historia nacida en Noruega, además de la primera reina de orígenes plebeyos del país. No sin resistencias paternales y agrios debates en el Parlamento, pero con el entusiasmo popular, Harald se había casado en 1968 en la catedral de Oslo con la plebeya Sonja Haraldsen, hija de un hombre de negocios y nacida en 1937. Durante su juventud, Sonia había trabajado como empleada en un centro comercial de Oslo.

La pareja tuvo dos hijos, la princesa Martha Luisa y el príncipe Haakon, el heredero del trono y quien en meses recientes tuvo que ejercer como regente por la enfermedad de su padre. “Se ha convertido en mi amigo y mi compañero de trabajo”, reconoció el rey sobre su heredero. “Me pide consejos y yo los recibo de él. La relación se ha vuelto cada vez más estrecha, es un hombre sabio. Le irá bien cuando llegue ese momento”, dice Harald, quien sin embargo está preocupado por su hijo: “Veo que el Príncipe Heredero trabaja muy duro. Estoy empezando a preocuparme un poco por él. Es un hombre joven, pero es esto de establecerse lo que te obliga a trabajar más duro”.

Caso de rey-ciudadano en un país donde la aristocracia está abolida desde el siglo XIX, Harald ha demostrado sus aptitudes deportivas como miembro de la selección nacional de Vela en los Juegos Olímpicos de 1964, 1968 y 1972, y con la obtención de algunos trofeos en esta especialidad (1968 y 1972), siendo en la actualidad un practicante de la caza, la pesca y el esquí. En 1994 presidió el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer y es presidente de la Asociación de Vela de su país y miembro del Comité Internacional de la Yatch Racing Union.