Familia Real Britanica

Un año después del Megxit: cómo la reina Isabel II demostró su poder

Pese al disgusto, la monarca mostró una actitud dialogante y empática y evitó que los duques causaran más daño al tomar el control de la situación, opinan hoy los expertos.


Pese al disgusto, la monarca mostró una actitud dialogante y empática y evitó que los duques causaran más daño al tomar el control de la situación, opinan hoy los expertos.

Hace un año, el 8 de enero de 2020, el príncipe Harry de Gran Bretaña y su esposa, Meghan Markle, renunciaron a su papel en la realeza causando una crisis sin precedentes en el seno de la corona británica. Sin embargo, a pesar de estar muy disgustada, la reina Isabel II mostró una actitud dialogante y empática y evitó que causaran más daño al recuperar el control de la situación.

Para atajar la crisis, Isabel II organizó en su residencia privada del palacio de Sandringham una reunión urgente. Junto a Harry y Meghan, duques de Sussex, fueron convocados a la cita el heredero del trono, Carlos de Inglaterra, y su sucesor, el príncipe Guillermo. En esa reunión la reina envió un fuerte mensaje con una declaración de decenas de palabras, según opinan hoy los expertos conocedores de la realeza.

Isabel II y los duques de Sussex en el balcón del Palacio de Buckingham en 2018.

Harry y Meghan han dejado claro que no quieren depender de los fondos públicos en sus nuevas vidas. Estos son asuntos complejos de resolver para mi familia, y hay algo más de trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones finales en los próximos días”, afirmó la reina en una inusual declaración pública.

Según los expertos reales, su discurso significa que todo vuelve a estar en manos de la monarca. “Cuando la reina pide algo, sucede”, recordó el experto real Charles Crawford. “También envió un mensaje público: ‘esto ha terminado, pongámonos de acuerdo y sigamos adelante’”, agregó.

“Fue una declaración bien redactada pero firme diciendo que así es como están las cosas, para que todos lo sepan, y eso es todo”, subrayó Crawford. Con la revisión del acuerdo del Megxit en marcha, la monarca de 94 años se aseguró de que todo siguiera bajo su control.

La reina sigue siendo la jefa, y la jefa tuvo que involucrarse y negociar y encontrar un acuerdo y un camino a seguir”, indicó la corresponsal real Roya Nikka. El manejo de la reina en esto fue bastante impecable. Aunque se mencionó una vez que prefería que se quedaran como miembros de la familia, no hubo resentimiento en ninguna de sus declaraciones”, añadió.

El pasado mes de marzo, Harry y Meghan dieron inicio a un nuevo capítulo de su vida tras abandonar sus deberes como miembros de la familia real británica. La pareja adquirió una residencia en Santa Bárbara, California, donde viven actualmente con su hijo Archie. Recientemente, se dijo que los duques no podrían viajar a Londres para revisar el acuerdo con la casa real debido a las restricciones internacionales por el coronavirus.