Monarquía de Tailandia

Preocupación en Tailandia por la popular princesa Sirindhorn, ingresada en un hospital

La hermana menor del rey deberá ausentarse durante dos meses de sus compromisos públicos tras sufrir una severa caída el fin de semana.


La hermana menor del rey deberá ausentarse durante dos meses de sus compromisos públicos tras sufrir una severa caída el fin de semana.

La princesa Maha Chakri Sirindhorn, a menudo vista como la persona más popular de la familia real de Tailandia y favorita de muchos monárquicos para ocupar el trono, despertó preocupación después de ser hospitalizada en Bangkok, capital del reino.

Maha Chakri Sirindhorn, de 65 años, fue ingresada en el Hospital Phramongkutklao para recibir tratamiento por lesiones en el tobillo después de sufrir una caída el domingo 10 de enero, según un comunicado emitido por la Oficina de la Casa Real.

La princesa es la hermana menor del rey Maha Vajiralongkorn e hija del fallecido rey Bhumibol. Su madre, la reina madre Sirikit, de 89 años, reside permanentemente en un hospital de Bangkok, donde es tratada por sus enfermedades. La princesa permanece soltera.

Sirindhorn tropezó y se cayó durante una caminata matutina del domingo, en la que se lesionó ambos tobillos, dijo la casa real. Esto le ha causado dificultades para caminar y los médicos le recomendaron suspender todos los compromisos durante unos dos meses en espera de un tratamiento adicional.

Sirindhorn, comunmente llamada “Phra Tehp (“Princesa Ángel”), es el miembro de la familia real más amado por los tailandeses desde que remplazó a su padre, el rey Bhumibol. A menudo su nombre sonó como futura reina de Tailandia, en parte gracias a la ilusión de sus súbditos y las poco claras reglas de sucesión al trono.

Durante años, una gran parte del entorno íntimo del fallecido rey Bhumibol y de la corte manifestaron su preferencia por Sirindhorn, frente al impopular rey Vajiralongkorn, que hizo poco por conocer a los tailandeses durante su época como príncipe heredero y se ganó la antipatía nacional por su conducta.

La princesa tiene una visión muy clara y moderna de la monarquía, cooperando en las causas sociales más importantes, y realiza extensas excursiones por la Tailandia rural, a menudo equipada con una cámara alrededor de su cuello y un cuaderno de notas, de la misma manera que lo hacía el rey Bhumibol en sus años más activos.