Noticias de Asia & Oriente Medio

Modelo rusa desafía una vez más al ex rey de Malasia en plena batalla legal por su hijo

Oksana Voevodina y el sultán Muhammad V de Kelantan están enfrentados legalmente por el destino del niño. El sultán niega que sea hijo suyo.


La modelo rusa y ex reina de belleza que se casó con el ex rey de Malasia desafió la prohibición de la poderosa familia real de Kelantan de compartir fotos de su hijo de 18 meses en Instagram mientras se desata una batalla por la custodia del niño.

Oksana Voevodina, de 28 años, compartió una dulce imagen de ella y su hijo en su cuenta de Instagram esta semana. La publicación llegó, sin embargo, en mal momento, porque ella Oksana y su ex marido, el sultán Muhammad V de Kelantan, están en medio de una guerra legal después de su desastroso matrimonio.

La pareja se casó en secreto en Moscú en 2018 antes de divorciarse solo un año después. En el medio, el sultán Muhammad se vio presionado para abdicar al trono de Malasia, que debía ocupar por un plazo de cinco años según las tradiciones de esta monarquía electiva.

Ahora, el sultán y la modelo están enfrascados en una amarga batalla por un acuerdo económico y por la paternidad de su hijo de 18 meses. El sultán, de 50 años, niega que el niño, llamado Leon, sea suyo.

“Todos queremos que se cumplan nuestros deseos. Por sí mismos o con la ayuda de alguien. Este año decidí comenzar de manera diferente y cambiar la posición de expectativa a la acción”, escribió la modelo al publicar la imagen con su hijo. Según los informes, la familia real había presionado a Oksana para que dejara de mostrar imágenes del niño.

Poco después de que el entonces monarca usara la ley islámica para divorciarse de ella, la pareja se encuentra ahora en una amarga batalla financiera. La corte de Kelantan afirma que ella se negó dos veces a que se le hiciera una prueba de ADN a su hijo, algo que Oksana niega, y enfatizó que está lista en cualquier momento.

El sultán dijo que lamenta haberse casado con Oksana, se niega a reconocer públicamente al niño como su hijo y no quiso conocerlo en persona. Sin embargo, un borrador de oferta de acuerdo de divorcio filtrado a la prensa muestra que Muhammad V ofreció protección financiera a largo plazo para el niño, siempre que fuera criado como musulmán y nunca intentara comunicarse con él y la familia real.