Secretos Cortesanos

La reina de “Bridgerton”: 7 datos muy interesantes sobre Carlota de Inglaterra

La popular serie de Netflix, ambientada durante la Regencia del siglo XIX, trajo a la actualidad la formidable figura de la reina Carlota, consorte de Jorge III.


La popular serie de Netflix “Bridgerton”, ambientada durante la Regencia de Inglaterra a principios del siglo XIX, trajo a la actualidad la formidable figura de la reina Carlota, consorte de Jorge III. Te contamos la verdadera historia de la monarca que inspiró el personaje.

1. Afirman que tenía rasgos africanos

Carlota de Mecklemburgo-Strelitz nació el 19 de mayo de 1744 como hija del duque Carlos Luis Federico de Mecklemburg-Mirow y la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen. Carlota podría haber sido mestiza, según afirma el historiador Mario de Valdes y Cocom, experto en la historia de la diáspora africana. Dice que la monarca podría haber sido descendiente de Madragana Ben Aloandro, amante mora del rey portugués Alfonso III (1210-1279).

“Alfonso III de Portugal conquistó a los moros una pequeña ciudad llamada Faro. Exigió a la hija del gobernador como amante. Tuvo tres hijos con ella”, señaló. En cuanto a la reina Carlota, esposa del rey de Inglaterra Jorge III, descendía directamente de Margarita de Castro y Sousa, de la supuesta “rama negra” de la casa real portuguesa. Las conclusiones del investigador se basan en parte en una investigación dedicada a la representación de personas de color en las pinturas flamencas del siglo XV.

2. Fue amor a primera vista

La reina Carlota llegó a Londres para convertirse en la futura reina con solo 17 años y no hablaba inglés. Su viaje por mar desde su ducado nativo alemán había sido tan tempestuoso, y la princesa tan enferma, que su vestido de novia, muy tachonado de diamantes, ya no le quedaba, su capa de terciopelo púrpura incluso se le caía de los hombros, de modo que los espectadores “conocieron gran parte de su mitad superior como el propio rey ”, señaló Horace Walpole con ironía. Sin embargo, se casó con el rey Jorge III apenas seis horas después de conocerlo por primera vez el 8 de septiembre de 1761, en una ceremonia en la Capilla Real del Palacio de St. James.

3. ¡Tuvo 15 hijos!

A pesar de su boda fue arreglada apresuradamente, la unión de Jorge III y Carlota resultó notablemente feliz durante al menos 25 años: la reina tuvo 15 hijos, 14 de los cuales nacieron en el Palacio de Buckingham. Los monarcas sufrieron mucho por las muertes del príncipe Octavius ​y el príncipe Alfred, murieron a los cuatro y dos años respectivamente, y de la princesa Amelia, fallecida a los 21 años. La familia cambió la residencia real en Londres del Palacio de St James al Palacio de Buckingham, comprado por Jorge III en 1762, así como Frogmore House en Windsor Park, en 1792. Después de que la enfermedad del rey le impidiera gobernar en sus últimos años, Carlota también pasó mucho tiempo con él en el Palacio de Kew, donde se sometió a innumerables sanguijuelas y baños medicinales.

4. Era una gran aficionada a la música

Carlota adoraba la música, contratando a Johann Christian Bach, el hijo del legendario Johann Sebastian Bach, como su profesor de música. Jorge III fue el fundador de la Royal Academy of the Arts , y él y la reina se unieron por su pasión compartida por la música, y a menudo realizaba dúos musicales con su esposo en la flauta y el clavicémbalo. The Royal Collection Trust dice que en 1764, Wolfgang Amadeus Mozart, de 8 años, actuó para la reina durante una visita a Inglaterra, mientras que la biografía de Olwen Hedley sobre la reina confirma que ella cantaba mientras el joven genio musical tocaba el órgano. Un año después Mozart dedicó su Opus 3 a Carlota y le dedicaría seis sonatas.

5. Adoraba los chismes de la nobleza

La descripción de Bridgerton de la reina Carlota como muy involucrada en la temporada de emparejamiento es de hecho correcta. Jorge III en realidad estableció el primer baile de debutantes en 1780 en honor al cumpleaños de su esposa, con el llamado Queen Carlota’s Ball que se celebraba en el Palacio de Buckingham cada año hasta que la reina Isabel II lo canceló en los años ‘50. Incluso después de que su marido quedó incapacitado mentalmente, la reina le escribía cartas contando los chismes de la aristocracia, muchos de los cuales se pueden leer en los Archivos Reales.

6. Sentía mucho amor por los perros

La reina Carlota tenía predilección por los pomeranos, y se llevó a dos de ellos cuando se mudó desde el ducado de Mecklemburg a Inglaterra. Llamados Phoebe y Mercury, esta pareja original fue capturada más tarde por Thomas Gainsborough en un retrato real. En años posteriores, la reina frecuentemente regalaba perros a sus cortesanos favoritos, manteniendo a sus propios pomeranos a su alrededor en su alcoba y en los actos cortesanos más esplendorosos. Su hijo, el rey Jorge IV, y su hija, la reina Victoria, heredaron su amor por la especie, y esta última incluso comenzó un programa de cría dedicado.

7. Era adicta al tabaco

Como se destaca en Bridgerton, la reina Carlota tenía, de hecho, una adicción al tabaco, manteniendo una habitación dedicada llena de tabaco molido en el Castillo de Windsor y acumulando no menos de 90 cajas de rapé en el momento de su muerte en 1818. Según la Royal Collection Trust, la reina utilizó el tabaco como medio para curar sus frecuentes dolores de cabeza, contando entre sus mezclas favoritas una “mezcla de rapee en polvo, almendras amargas, ámbar gris y attarju, que aumentaba con una cucharada de té verde cada mañana”.