Carta revela que Margarita de Inglaterra decidió por sí misma renunciar a su “amor prohibido”

Margarita de Inglaterra (1930-2002)

La princesa no terminó su romance con Peter Townsend presionada por el deber hacia la monarquía, sino que realmente quería tener la última palabra.

La hermana menor de la reina Isabel II de Gran Bretaña, la princesa Margarita (1930-2002), solo se casó una vez durante su vida, pero su matrimonio con el fotógrafo Antony Armstrong-Jones, terminó más tarde en divorcio. Antes de su matrimonio, la princesa había estado involucrada con el capitán Peter Townsend, un hombre divorciado que muchos consideraban una pareja inadecuada para la joven princesa, hija de rey y hermana de reina.

La familia real, liderada por la implacable reina madre, no estaba a favor del matrimonio, pero la evidencia descubierta en años recientes sugiere que la princesa Margarita no rompió definitivamente su relación con su amor prohibido. Como miembro de la Familia Real y con un lugar privilegiado en la sucesión al trono, Margarita no era completamente libre de casarse con quien quisiera e Isabel II tenía que darle un permiso para que se casara, como se indica en la Ley de matrimonios reales de 1772.

El capitán Peter Townsend era escudero del rey Jorge VI, padre de Margarita.

Sin embargo, en el momento de la relación de la princesa Margarita con Peter Townsend, la Iglesia de Inglaterra se oponía al divorcio. Como jefa de la Iglesia, se cree que la reina no podía permitir que su hermana se casara con un hombre divorciado. La familia real también todavía no se recuperaba de la crisis que desató el rey Eduardo VIII, tío de Margarita, cuando quiso casarse con la mujer estadounidense dos veces divorciada Wallis Simpson.

En 1955, presionada por la familia y el Establishment, Margarita publicó una carta en los periódicos anunciando que renunciaba a casarse con el hombre que amaba para obedecer su destino de servicio a la reina. Si bien a menudo se retrata a la princesa como indefensa ante la situación, en 2009 se publicó por primera vez el contenido de una carta con fecha de 1955 que mostraba que Margarita estaba decidida a no permitir que otros tomaran decisiones sobre su vida privada.

El romance se reveló en la prensa inglesa después de la coronación de Isabel II en 1953.

Seis días antes de cumplir 25 años, la princesa Margarita le escribió al entonces primer ministro, Anthony Eden, diciéndole: “Le escribo para informarle, en la medida de lo posible, de cualquier plan personal durante los próximos meses… Durante el último mes de agosto y todo el mes de septiembre estaré aquí en Balmoral, y no tengo ninguna duda de que durante este tiempo, especialmente en mi cumpleaños el 21 de agosto, la prensa alentará todo tipo de especulaciones sobre la posibilidad de que me case con el capitán Peter Townsend”.

Margarita proseguía en su carta: “No voy a verlo durante este tiempo, pero en octubre regresaré a Londres, él se tomará sus vacaciones anuales; ciertamente espero verlo mientras esté allí. Porque sólo al verlo de esta manera siento que puedo decidir adecuadamente si puedo casarme con él o no. A fines de octubre o principios de noviembre, espero estar en condiciones de decirles a ustedes ya los demás primeros ministros del Commonwealth lo que pretendo hacer. La reina, por supuesto, sabe que le escribo sobre esto, pero, por supuesto, nadie más lo sabe, y como todo es tan incierto, sé que lo considerará sin duda una confianza”.

Al cumplir 25 años, Margarita anunció que terminaría su relación con Townsend llamada por el deber a la Corona.

El biógrafo oficial de la princesa Margarita, el historiador Christopher Warwick, dice que este documento “le dan un tono completamente diferente a la versión aceptada de los hechos”. “Esta carta reescribe la historia, porque aquí tienes a una joven muy decidida y segura que controla la situación, diciéndole al Primer Ministro que no ha decidido y que está vacilando, lo cual está en desacuerdo con lo que el público le hizo creer y ciertamente con lo que ella me dijo”.

La carta revela que Margarita no renunció a su amor presionada por el deber hacia la monarquía, sino que realmente quería decidirlo por sí misma. “La percepción era que ella renunció al amor de su vida por el deber y el protocolo, pero esta carta pone un signo de interrogación sobre eso. Demuestra que el amor, posiblemente, no fue tan fuerte como al principio”, dijo Warwick. “Es probable que Margarita no quisiera que nadie más que Eden supiera que había tenido dudas, porque había llegado muy lejos”.