Felipe VI de España presidirá una Pascua Militar marcada por el coronavirus


El rey Felipe VI de España presidirá el miércoles 6 de enero junto a la reina doña Letizia la tradicional ceremonia de la Pascua Militar en el Palacio Real de Madrid, con su primer discurso público tras la fotografía de su padre en Abu Dhabi y en el marco de las restricciones sanitarias.

La Pascua militar conmemora la recuperación de Mahón (Menorca) en 1782 de las manos de los británicos bajo el reinado de Carlos III. Como expresión de júbilo, el monarca ordenó a virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes que cada 6 de enero reuniesen a las guarniciones para hacerles llegar su felicitación.

Esta tradición se mantuvo hasta hoy en día, que se celebra en el salón del trono del Palacio Real y supone la inauguración oficial del año castrense. Durante el acto se establecen las prioridades de la política militar para el año que comienza y los objetivos geoestratégicos.

El acto de la Pascua Militar comenzará en el Patio de la Armería del Palacio Real, donde los Reyes saludarán al presidente y los ministros de Defensa e Interior, además del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y el Jefe del Cuarto Militar. Allí se rendirán honores (himno nacional y salva de 21 cañonazos) y pasará revista a las tropas.

Ya en el interior del Palacio, en el Salón de Columnas, habrá un saludo con una representación de las comisiones militares de los diferentes Ejércitos de Tierra, Aire y la Armada, además de la Guardia Civil. Los invitados a este acto se reducen a un tercio de los asistentes el año pasado.

Posteriormente, en el Salón del Trono estarán las autoridades civiles, militares, además de los condecorados. Allí el Rey impondrá las condecoraciones a los diferentes miembros de las comisiones militares, seguido de los discursos de la ministra de Defensa y de Don Felipe.

Tradicionalmente, la Pascua está presidida por el rey, quien además pronuncia un discurso dirigido a todos los miembros de las Fuerzas Armadas. Esta edición será la séptima Pascua militar desde que Felipe VI ascendió al trono en 2014, tras la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos I.

Esta edición estará marcada por la pandemia y obligó a reducir hasta a un tercio el número habitual de asistentes. Además de los reyes, asisten la ministra de Defensa (que también pronuncia un discurso), Margarita Robles; el del Interior, Fernando Grande Marlaska; y todos los miembros de la cúpula militar.

Será el primer acto público del rey tras su discurso de Navidad, donde incluyó unas breves palabras para reivindicar el carácter “renovador” de su reinado y marcar distancias con su padre, el Rey Juan Carlos. “Los principios morales y éticos” que reclaman los ciudadanos, dijo, “obligan a todos sin excepciones” y “están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales y familiares”.

Estas palabras recibieron el aplauso del PP, Vox y Ciudadanos, mientras que el PSOE subrayó su compromiso con los valores éticos y animó a que siga con el proceso de renovación de la Casa Real. Las críticas llegaron de la mano de Unidas Podemos y los partidos nacionalistas e independentistas.

Precisamente esta semana ha salido a la luz una fotografía del rey emérito en Abu Dhabi, en la que se le ve caminando con la ayuda de dos guardaespaldas. Tras su marcha a Emiratos Árabes Unidos el pasado mes de agosto, comunicó que no regresaría a España en Navidad por la situación de la pandemia de coronavirus y su condición de persona de alto riesgo.

En su comparecencia de balance de final de año, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró que Felipe VI cuenta con una “hoja de ruta” para mejorar la transparencia, ejemplaridad y rendición de cuentas de la monarquía y garantizó que para ello cuenta con el apoyo del Ejecutivo, aunque no aclaró si el Consejo de Ministros impulsará una Ley de la Corona.

Sánchez sostuvo que el monarca había marcado “claramente” en su discurso de Navidad cuál es el rumbo hacia el que quiere dirigir la Corona y la Jefatura del Estado. “Esa renovación tiene que estar vinculada con la transparencia, la rendición de cuentas y la ejemplaridad”, apuntó.