Secretos Cortesanos

La boda secreta de un Príncipe de Gales que puso en peligro a la monarquía

Jorge IV, el caballero más libertino que ocupó el trono británico, se casó secretamente con una mujer católica antes de ascender al trono. Pero mantuvo su unión oculta e incluso aceptó casarse por razones de Estado.


Jorge IV, el caballero más libertino que ocupó el trono británico, se casó secretamente con una mujer católica antes de ascender al trono. Pero mantuvo su unión oculta e incluso aceptó casarse por razones de Estado.

El rey Jorge IV escandalizó a la sociedad británica en su época como Príncipe de Gales por llevar un estilo de vida extravagante y costoso. Aunque se desempeñó como regente durante la última década de vida de su padre, el rey Jorge III, que luchaba contra una enfermedad mental, la turbulenta vida personal del regente fue una fuente de especulación pública durante décadas.

Su matrimonio con Carolina de Brunswick fue escandaloso, ya que no había querido casarse con ella pero su padre lo empujó a concretar ese matrimonio solo para pagar sus asombrosas deudas. El príncipe y Carolina solo tuvieron una hija, la princesa Carlota de Gales, nacida cuando su padre seguía apegado emocionalmente a su primera esposa secreta, Madame Mary Fitzherbert.

“En la prensa circulaba el rumor de que el Príncipe de Gales se había casado en secreto con una católica. Y esto no era solo un asunto privado. Los parlamentarios enojados sabían que si se hubiera casado en secreto con un católico, habría violado la Ley de conciliación”, dijo la historiadora británica Lucy Worsley.

“El marido de un católico nunca podría ser rey”, recordó Worsley. Por lo tanto, los parlamentarios exigieron saber si había perdido su lugar en la línea de sucesión, solo para que un amigo de Jorge lo defendiera en el Parlamento y denunciara las acusaciones contra el heredero al trono.

Sin embargo, los rumores que circulaban entre la nobleza eran ciertos: en diciembre de 1785, el príncipe de Gales se había casado secretamente con Fitzherbert. La había perseguido dramáticamente y estaba decidido a casarse con ella, a pesar de los riesgos. Se dice que incluso se puso un cuchillo en el cuello amenazándola con suicidarse si ella no se casaba con él.

Las nupcias siguieron adelante, pero fue ilegal por dos motivos. En primer lugar, el monarca es tradicionalmente el jefe de la Iglesia de Inglaterra, por lo que las consortes católicas estaban prohibidas. En segundo lugar, el príncipe de Gales no le pidió permiso a su padre para concretar ese matrimonio, por lo que negó que la ceremonia secreta de bajo perfil hubiera tenido lugar.

“Jorge no era solo el Príncipe de Gales, también era el príncipe de las mentiras”, relató Worsley. “La mentira de Jorge ayudó a mantener la historia real por buen camino. La boda secreta fue descartada por considerarla legalmente inválida: Jorge todavía podría, algún día, ser rey”.

“La esposa de mi corazón y mi alma”

Cierto día de 1794, Fitzherbert recibió por carta la noticia de que su relación con el príncipe de Gales había terminado y él se casó finalmente con su prima hermana, Carolina de Brunswick, que era protestante. Sin embargo, evidentemente fue una unión desigual y la pareja casada se separó inmediatamente después del nacimiento de su única hija.

El príncipe aludió en su testamento a la señora Fitzherbert como “mi esposa, la esposa de mi corazón y mi alma” en 1796 justo después del nacimiento de la princesa Carlota. “Aunque según las leyes de este país no podía valerse públicamente de ese nombre, aún así es a los ojos del Cielo, fue, es y siempre será tal en los míos”, agregó.

Como príncipe regente (desde 1811), Jorge se involucró libremente en una serie de relaciones de alto perfil con mujeres aristocráticas, pero no pasó mucho tiempo antes de que el heredero regresara con su primera esposa y le suplicara que regresara con él. La relación se reanudó brevemente durante los que, según el príncipe, fueron “los años más felices de mi vida”.

La relación prohibida del príncipe y su consorte ilegal se deterioró definitivamente cuando él ascendió al trono en 1820 pero la existencia del matrimonio continuó siendo un secreto de Estado. Según los informes, Jorge IV pidió que lo enterraran con un retrato en miniatura de Mary, con un marco de diamantes, alrededor del cuello. Cuando ella falleció en 1837, sostenía fuertemente en su mano un retrato de su amado príncipe.

Acerca de MONARQUIAS.COM

MONARQUIAS.COM, nacido en 2017 con el nombre de Secretos Cortesanos, es un sitio web de noticias e historias sobre la realeza con más de 1 millón de lectores anuales.