Isabel II no dudó en vetar a Harry y Meghan de un evento real, afirma la prensa británica

La reina "intervino personalmente" para evitar que los duques de Sussex regresaran a Londres en noviembre, afirma THE DAILY MAIL.

La reina Isabell II de Gran Bretaña tardó “dos segundos” en vetar la presencia su nieto, el príncipe Harry, y la duquesa de Sussex en la ceremonia en el Día del Recuerdo el pasado mes de noviembre, reveló la prensa británica este 2 de enero. La fecha conmemorada en noviembre recuerda los sacrificios de los militares y civiles en los tiempos de guerra.

El pasado 8 de noviembre el príncipe y su esposa, Meghan Markle, visitaron el cementerio nacional de Los Ángeles (EEUU) para rendir un tributo a los caídos con motivo de la fecha conmemorativa. Mientras tanto, la reina, acompañada de otros miembros de la familia real, asistió a la ceremonia anual en el Cenotafio, un monumento de guerra en Londres.

El pasado 8 de noviembre los duques de Sussex visitaron el cementerio nacional de Los Ángeles (EEUU) para rendir un tributo a los caídos.

Poco después, salió a la luz en los tabloides británicos que a Harry y Meghan se les había negado el permiso para colocar en el Cenotafio una corona de flores en su nombre. En la ocasión, se informó que fuentes del palacio tomaron la decisión sin discutirla con la reina.

Sin embargo, fuentes cercanas a la realeza británica han revelado que ha sido justamente la monarca quien estuvo detrás de la negativa a su nieto. “Puedo revelar que fue justamente la reina quien estuvo detrás de la negativa, y que tardó ‘dos segundos’ en tomar una decisión”, escribió Rebecca English, columnista de The Daily Mail, tras consultar sus fuentes.

En su artículo del Daily Mail, Rebecca English puso de relieve que el Domingo del Recuerdo es “sacrosanto” para Isabel II.

“El Domingo del Recuerdo es sacrosanto cuando se trata del diario de Su Majestad”, dijo una fuente al Daily Mail. “Es una de las fechas más importantes de su calendario y no se hace nada sin su conocimiento. La gente estaba sugiriendo que la reacción del Palacio al pedido de Harry era mezquina, pero fue decisión de la reina. Y lo que es más, ella tenía opiniones muy sólidas sobre el tema”.

Otra fuente dijo: “Si bien la reina siente una enorme admiración por los logros de Harry tanto dentro como fuera del ejército, esto fue visto como un ejemplo de su falta de comprensión de lo que significa para él ser un miembro de la realeza que no trabaja. La reina opina firmemente que no se puede elegir lo que se hace en lo que respecta a la institución. O estás dentro… o estás fuera”.

El pasado junio, Harry y Meghan dieron inicio a un nuevo capítulo de su vida tras abandonar sus deberes como miembros de la familia real británica a principios del 2020. La pareja adquirió una residencia en Santa Bárbara, California, en donde vive actualmente con su hijo Archie.