Nuevo libro de experta de moda revela los secretos del vestir de la reina Isabel II

La reina Isabel II de Gran Bretaña.

Aunque la reina Isabel II de Gran Bretaña a menudo usa las mismas joyas, tiende a evitar usar los mismos trajes, a diferencia de la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, quien es una maestra en el reciclaje de su vestuario.

En su nuevo libro “HRH: So Many Thoughts on Royal Style“, la periodista británica de moda Elizabeth Holmes cuenta que todos los atuendos que usa la reina, de 94 años, están registrados y que las repeticiones están deliberadamente espaciadas para que multitudes similares de personas no la vean vistiendo lo mismo.

“Después de la segunda o tercera salida pública, el traje será reelaborado en un nuevo diseño o reutilizado en sus vacaciones o reuniones privadas, escribió Holmes. Por ejemplo, la reina usó el mismo abrigo azul pastel y un vestido a juego durante una visita a Malta en 2005 y nuevamente en 2008 en el Royal Ascot. Después de eso, no fue fotografiada públicamente con el mismo conjunto.

Holmes revela también que Isabel II es conocida por apegarse a un estilo muy similar de trajes de falda. El look simple es una de las formas en que la reina se viste para la ocasión, pero no debe considerarse necesariamente como un creador de tendencias.

“La reina y la reina madre no quieren ser creadoras de moda. Eso queda para otras personas con un trabajo menos importante que hacer. Su ropa debe tener una elegancia sin sentido”, dijo Norman Hartnell, quien fue uno de los diseñadores de moda favoritos de la reina, al The New York Times en 1976. Hartnell también describió los atuendos de la reina como deliberadamente discretos.

Si bien no suele desviarse de sus siluetas tradicionales, la reina tiende a usar telas llamativas de colores dulces . A veces usa estampados, pero la realeza tiende a favorecer los tonos sólidos. Victoria Arbiter, comentarista real de CNN, le dijo a Holmes que en los grandes eventos públicos, los trajes de colores brillantes de la reina hacen que sea fácil de divisar entre una gran multitud de personas.

Arbiter agregó que no importa quién esté fotografiando el evento, el objetivo es que puedan encontrar fácilmente a la monarca gracias a su vestimenta. “Pueden decir: ‘¿Ves ese pequeño punto rosa? Esa es la reina'”, dijo.