Megxit, exilio, intrigas y mea culpa: los grandes escándalos reales de 2020


Este año, sin duda, nos ha dado muchas cosas sobre las que reflexionar: la mortífera pandemia del coronavirus, el colapso de la economía, las grandes protestas de #BlackLivesMatter, las trágicas explosiones de Beirut y una guerra a gran escala en Nagorno-Karabaj han dejado a pocas personas ilesas. Pero tampoco las cosas han sido exactamente fáciles en lo que respecta a las cabezas coronadas del mundo.

1. Megxit

Sin duda, la lista de los principales escándalos reales de 2020 debería comenzar con el anuncio explosivo del príncipe Harry de Inglaterra y su esposa Meghan de que dejarían sus deberes reales para vivir una “vida financieramente independiente”.

“Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos optado por hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución”, declararon los dos el 8 de enero a través de Instagram.

Los duques de Sussex, abandonaron su estatus de Alteza Real y prometieron “equilibrar” su vida entre el Reino Unido y América del Norte, sin dejar de cumplir con su “deber para con la reina”.

Según los informes, la decisión fue un shock para la casa real. La reina convocó rápidamente la Cumbre de Sandringham para discutir los términos de la salida de la pareja. Según los biógrafos reales, el príncipe William estaba tan frustrado con la situación que incluso se negó a ver a su hermano menor para almorzar antes de la reunión.

Después de las formalidades, los Sussex se mudaron rápidamente a Canadá y luego a Los Ángeles para permanecer allí durante gran parte de 2020, mientras firmaban contratos lucrativos con Spotify y Netflix en un intento por revelar contenido único. Según los informes, los contratos han generado preocupación entre los miembros restantes de la familia sobre qué secretos podrían revelar en sus próximos programas.

2. El príncipe Andrés y el Caso Epstein

El clamor en torno a la infame amistad del duque de York con el delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein se desarrolló bien durante 2019, pero este año tuvo algunos giros de alto perfil.

El príncipe Andrés abandonó sus deberes reales oficiales en noviembre pasado después de su entrevista sobre “accidente de coche” con la BBC durante la cual trató de evitar las acusaciones de que había tenido relaciones sexuales con la masajista de Epstein, Virginia Roberts Giuffre, entre 2001 y 2002 cuando ella estaba en 17 años.

Según algunos observadores, la defensa del príncipe Andrés no tuvo mucho éxito con su narrativa llena de inconsistencias. Las acusaciones continuaron afectando al segundo hijo de la reina Isabel II a lo largo de 2020, y los fiscales federales de Estados Unidos pidieron repetidamente a la realeza británica que ayudara con la investigación que investiga a Epstein y su círculo cercano de amigos.

Según el fiscal federal Geoffrey Berman, el príncipe ha “cerrado por completo la puerta a la cooperación voluntaria”, a pesar de sus afirmaciones anteriores de que estaba totalmente de acuerdo. Los abogados del príncipe dijeron entonces que había ofrecido su ayuda a la investigación al menos tres veces. durante todo el año.

Pero Berman dijo en junio que no era así. En cambio, argumentó, el príncipe Andrés estaba tratando de “presentarse falsamente a sí mismo ante el público como interesado y dispuesto a cooperar con una investigación federal en curso”, mientras que “repetidamente” rechazaba las solicitudes de una declaración.

3. Exilio del ex rey de España

El rey emérito Juan Carlos de Borbón.

El ex monarca de España, el rey emérito Juan Carlos de Borbón, anunció en agosto que dejaría el país “ante las repercusiones públicas” tras un escándalo de corrupción. Juan Carlos dijo en una carta a su hijo, el reinante rey Felipe VI, que decidió irse de España para permitirle desempeñar sus funciones con “tranquilidad”.

Más tarde se sugirió que Juan Carlos, de 82 años, quien dejó el trono en 2014, fue “desterrado” de España por su propio hijo. La casa real española confirmó que el ex monarca se trasladó a los Emiratos Árabes Unidos, aunque no está claro cuál es su actual lugar de residencia.

En junio, la fiscalía del Tribunal Supremo inició una investigación sobre el Rey Emérito por un pago de soborno de 1 millón de euros que supuestamente había recibido del rey Abdullah de Arabia Saudita en 2008 para aterrizar en Madrid con un contrato de tren de alta velocidad. El asunto también está siendo investigado por el fiscal suizo.

4. Duros comentarios sobre la gestión de la pandemia

Carlos XVI Gustavo, rey de Suecia, en su mensaje de Navidad el 25 de diciembre de 2020.

El rey Carlos XVI Gustavo asombró a Suecia en diciembre después de afirmar públicamente que el país había “fallado” en hacer frente al coronavirus en medio de una gran cantidad de muertes, comentarios que muchos interpretaron como un ataque directo contra el gobierno.

“Creo que hemos fallado. Tenemos una gran cantidad de personas que han muerto y eso es terrible. Es algo que todos sufrimos juntos ”, dijo el monarca en un discurso transmitido por la televisión nacional.

Los analistas se apresuraron a señalar que era muy inusual que un monarca constitucional hablara de política mientras tenía un fuerte sentimiento contra el gobierno actual que era responsable de la estrategia anti Covid-19. Muchos argumentaron que la situación pronto sería contraproducente.

5. Concubina del rey tailandés regresa al palacio

Sineenat, la “Noble consorte real” de Tailandia.

El rey de Tailandia Maha Vajiralongkorn vive una vida absolutamente escandalosa para sus súbditos: después de tres matrimonios fallidos, en julio de 2019 se casó con Suthida Tidjai, 26 años menor que él. Apenas unos meses después de eso, nombró al general de división Sineenat Wongvajirapakdi como su “consorte real noble” oficial para que lo sirviera junto a su esposa oficial.

Pero en octubre de 2019, la amante fue despojada de todos sus rangos militares, gubernamentales y oficiales por comportamiento “irrespetuoso” hacia la reina Suthida. Según los informes, Sineenat incluso pasó algún tiempo en la cárcel por su “deslealtad” hacia el rey en medio de grandes ambiciones en la corte.

En septiembre de 2020 la concubina real hizo un brillante regreso a la corte. Todos sus rangos y títulos militares fueron restaurados, y la Gaceta Real señaló que ningún registro mostraría que alguna vez hubiera sufrido una desfavorecida. La medida enfureció a muchos antirrealistas por su arbitrariedad. Más tarde, se reveló al público todo un aluvión de fotos privadas de Sineenat, supuestamente de su teléfono personal. Entre miles de imágenes, muchas eran de carácter explícito.

Un crítico frecuente de la monarquía de Tailandia, el periodista británico Andrés MacGregor Marshall, reveló en Twitter en noviembre que había recibido un paquete anónimo con imágenes en agosto, cuando se anunció que Sineenat recuperaría su condición de consorte, pero decidió no hacerlas públicas. El periodista describió el escándalo en torno a las fotos de desnudos como una “fea lucha por el poder en el palacio debido a la complicada vida sexual de Vajiralongkorn”.

6. Mea culpa real y caída de popularidad

En octubre, días después de que el gobierno de Holanda instara a los ciudadanos a encerrarse en sus casas y no salir del país ante la segunda ola de la pandemia, los reyes Guillermo Alejandro y Máxima, con sus tres hijas, utilizaron el Boeing 737 del gobierno para volar su villa de vacaciones al oeste de Atenas, Grecia.

Los monarcas y su hija menor, la princesa Ariana, regresaron rápidamente al país en un vuelo comercial, pero fueron criticados por dejar a sus dos hijas mayores, Amalia y Alexia, varios días más en Grecia. La excusa oficial fue que no se consiguieron pasajes de avión para toda la familia. Guillermo Alejandro y Máxima debieron comparecer en un video, publicado por la casa real, en el que lamentaron haber traicionado la confianza del público.

El cuestionado viaje a Grecia fue criticado por el 75 por ciento del público, y casi el 70 por ciento dijo que la imagen de la familia real se vio afectada como resultado, según una encuesta publicada en diciembre. El sondeo demostró que la confianza de los holandeses en el rey cayó por debajo hasta el 47% después de los errores cometidos, un mínimo histórico según los expertos.