Carlos de Inglaterra sugiere salvar el Planeta bajo la regla “quien contamina paga”

CARLOS DE INGLATERRA. Pidió prestar más “a la sabiduría de las comunidades indígenas” en una entrevista en Radio BBC 4.

El príncipe Carlos de Inglaterra dijo que la forma en que los seres humanos estamos “explotando” los recursos naturales es “una locura” e instó a prestar “más atención a la sabiduría de las comunidades indígenas” en una entrevista en la que habló sobre su lucha contra el medio ambiente.

“Si se introduce el sistema de ‘quien contamina paga’, inmediatamente comenzará a llevarnos por el camino correcto”, dijo el príncipe al ser entrevistado por la escritora Margaret Atwood en Radio BBC 4 el 30 de diciembre.

“Somos un microcosmos del macrocosmos, pero nos hemos olvidado, o de alguna manera nos han lavado el cerebro para que piensen que no tenemos nada que ver con la naturaleza, que la naturaleza puede ser explotada. Y si seguimos explotando como lo hacemos… es una locura”, dijo.

El Príncipe de Gales pidió prestar más “a la sabiduría de las comunidades indígenas” en el cuidado del medio ambiente.

Con respecto a los pueblos aborígenes, el príncipe de Gales dijo: “Podemos aprender tanto de ellos como sobre cómo podemos volver a enderezar el equilibrio y comenzar a redescubrir un sentido de lo sagrado, porque la naturaleza, la madre naturaleza, es nuestro sustentador, somos parte de la naturaleza. Somos la naturaleza”.

El heredero del trono británico también habló sobre su campaña de toda la vida para salvar el hábitat natural. En 1970 pronunció un discurso histórico sobre los problemas de los desechos plásticos, los productos químicos vertidos en los ríos y la contaminación del aire provocada por las fábricas, los automóviles y los aviones. “Nadie quería saberlo en ese momento, pensaron que estaba completamente loco”, recordó.

El príncipe Carlos también dijo que se interesó por el medio ambiente a principios de la década de 1960 cuando “fui testigo de la destrucción de tantos hábitats naturales, el arranque de setos, la tala de árboles, el drenaje de humedales, todas las obras y al mismo tiempo, la destrucción del invaluable legado de nuestros pueblos y ciudades”.

Ahora le preocupan las innovaciones porque como “seres humanos tendemos a dejarnos un tanto llevar por las nuevas tecnologías de conveniencia”. “Solo hay que pensar en la introducción de nano fibras y nanopartículas en el medio ambiente sin, sentí en ese momento, una investigación adecuada [que] haya llevado a todos estos microplásticos en los océanos y en otros lugares”.