El heredero de la dinastía Habsburgo podría recibir un regalo muy especial en su cumpleaños 60

La corona de San Wenceslao, con la que eran coronados los Reyes de Bohemia.

El archiduque Carlos no parece tener ambiciones de ser emperador, pero es venerado por un grupo de unos 130 monárquicos a quienes les encantaría verlo coronado en la República Checa.

La Asociación para la Restauración del Reino Checo comenzó una campaña de recaudación dinero para construir una réplica de la histórica Corona de San Wenceslao para el archiduque Carlos de Habsburgo, quien cumplirá 60 años el 11 de enero.

Nacido en 1961, Carlos de Habsburgo es el hijo del archiduque Otto, fallecido en 2021 y nieto del emperador Carlos I y de la emperatriz Zita, últimos emperadores de Austria y reyes de Hungría y Bohemia.

La copia de la corona fue realizada por el joyero Turnov Jiří Urban y encargada por la Asociación para la Restauración del Reino Checo, un pequeño grupo de monárquicos entusiastas que sienten que a la nación le iría mucho mejor bajo una monarquía.

Réplica de la Corona de San Wenceslao por el joyero checo Turnov Jiří Urban.

Según el presidente de la asociación, Jindřich Holub, que también es alcalde de la ciudad de Pohle, en la región de Havlíčkův Brod, la iniciativa debería servir para recordar a los checos que todavía existe una línea hereditaria de gobernantes que podrían servir legítimamente al país.

En su apogeo, la Casa de Habsburgo fue una de las dinastías gobernantes más importantes y más influyentes de Europa, pero cayó después de que la monarquía fue abolida al final de la Primera Guerra Mundial.

En una entrevista al periódico checo Novinky, Jindřich Holub sostiene que la popularidad de las familias reales actualmente reinantes es prueba de que las dinastía hereditarias con poderes ejecutivos limitados son representantes del Estado más dignos que los presidentes electos.

Federico V de Wittelsbach-Simmern fue Rey de Bohemia de 1619 a 1620

.”Creemos que el estado checo carece de un símbolo de valor duradero, que sería la monarquía incluso en el mundo moderno“, dijo Holub. Al mismo tiempo, es consciente de que las posibilidades de tal un cambio en la República Checa son escasos.

Según Jindřich Holub, los planes de la asociación de entregar el regalo de cumpleaños simbólico el 11 de enero pueden verse obstaculizados por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el nieto del último emperador austríaco Carlos I y rey de Bohemia puede esperar un regalo digno de su linaje.

La Corona de San Wenceslao, es parte de las regalías de la coronación de los reyes de Bohemia, junto con el orbe real y el cetro, las vestimentas de coronación, la cruz relicario de oro y la espada de San Wenceslao. La copia realizada para el archiduque Carlos, del mismo tamaño que la original, está realizada en plata dorada y decorada con piedras de vidrio.