El gobierno de Japón no muestra prisa en solucionar el dilema de la sucesión al trono

Los emperadores Naruhito y Masako y los príncipes herederos de Japón, Akishino y Kiko, en el palacio imperial de Tokio.

Los esfuerzos del gobierno de Japón para asegurar una sucesión al trono estable han tardado en despegar, y posiblemente pase un buen tiempo antes de que comience a debatirse el asunto, posiblemente después de las próximas elecciones generales de octubre de 2021.

Según la prensa, el gobierno está mostrando “renuencia” a afrontar la situación mientras la familia imperial sigue envejeciendo y reduciéndose en cantidad de miembros. “Solo una administración estable puede actuar en asuntos relacionados con la familia imperial. La administración de Suga no puede por ahora”, dijo un funcionario.

El gobierno nipón está buscando establecer un comité de expertos para discutir el tema el próximo año, poniendo sobre la mesa la posibilidad de permitir que las mujeres de la familia imperial y sus hijos tengan derecho de sucesión al Trono del Crisantemo.

Según la prensa, el primer ministro se muestra “renuente” a afrontar la situación mientras la familia imperial sigue envejeciendo y reduciéndose en cantidad de miembros.

El primer ministro Yoshihide Suga apoya el sistema actual que prohíbe que las mujeres de la familia imperial tengan derecho de sucesión al trono y en un comunicado emitido a medios de comunicación dijo que el tema “debe ser discutido con cuidado”, dada la importancia del sistema que se ha mantenido desde hace tantos siglos.

Sobre la preocupante disminución del número de miembros de la familia imperial como resultado del matrimonio de las princesas, Yoshihide Suga también señaló la necesidad de “suficiente análisis, consideración y procedimientos cuidadosos para ganar la comprensión de la gente”.

El gobierno de Suga había prometido abordar el asunto después de la proclamación del príncipe Akishino como heredero el trono, ritual que se celebró el pasado 8 de noviembre, pero una fuente cercana al primer ministro dijo al Japan Times: “El momento es dudoso. Puede ocurrir después de las elecciones a la Cámara Baja “.

El citado periódico afirma que el gobierno “no tiene prisa” porque el príncipe Hisahito, el único hijo varón de Akishino, solo tiene 14 años. “Algunos en la Oficina del Primer Ministro dicen que no es necesario llegar a una conclusión sobre el tema hasta dentro de algunos años”, afirma la agencia de noticias Jiji.