El cuñado del rey de España cumplirá el resto de su condena en centro de inserción social

Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina de España.

Iñaki Urdangarín, cuñado del rey Felipe VI y ex duque de Palma, quien se encuentra en prisión por varios delitos de corrupción, pasará el resto de su condena de más de cinco años de prisión en un centro de inserción social y no volverá de este modo a la cárcel de Brieva (Ávila), donde está desde junio de 2018.

A partir de ahora, al esposo de la infanta Cristina de Borbón se le permitirán las salidas para trabajar o hacer voluntariado, siempre que se regrese a dormirá en el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares (Madrid).

El ex deportista se casó en 1997 con Cristina de Borbón, hermana de Felipe VI.

El ex duque de Palma acudirá a un centro de ayuda a discapacitados a cumplirtareas como voluntario de lunes a viernes y no tres veces a la semana, como hasta ahora. También podrá ir un fin de semana a su casa con su familia, sometiéndose de este modo a un programa pionero del Ministerio del Interior español para reeducar a unos 2.000 presos por delitos económicos.

Casado en 1997 con Cristina de Borbón, hermana de Felipe VI, Urdangarin fue condenado por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos fiscales relacionados con la actividad del instituto sin ánimo de lucro Noos, del que fue fundador. Urdangarín decidió ingresar en la prisión femenina de Brieva, en un módulo aparte, donde dedicó la mayor parte del tiempo a la lectura y el deporte.