Felipe de Edimburgo, reacio a una gran fiesta por sus 100 años: “No puedo imaginar nada peor”

Felipe, duque de Edimburgo, nació el 10 de junio de 1921 en Corfú (Grecia).

El príncipe Felipe de Inglaterra, duque de Edimburgo y esposo de la reina Isabel II, dijo una vez que “no podía imaginar nada peor” que vivir hasta los 100 años.

Pero a medida que se acerca el 10 de junio de 2021, día de su cumpleaños número 100, el Palacio de Buckingham se enfrenta a un gran dilema: por una parte sus funcionarios son conscientes de que el hito será un momento de celebración nacional. Por otra parte, el príncipe se niega a ser el centro de la atención.

“Digamos que tenemos un celebrante bastante reacio”, dijo una fuente del palacio al diario The Telegraph. “No puedes hacer algo si alguien no quiere que se haga”.

La planificación tras bastidores para el gran día comenzará los primeros días del año. Pero el duque, que fue durante casi siete décadas el principal ayudante de la monarca británica, está disfrutando de su jubilación y no tiene ningún deseo de resurgir de las sombras, especialmente para “algo tan frívolo” como un cumpleaños, dicen las fuentes del palacio de Buckingham.

Prefiere la tranquilidad

Su último compromiso público fue en julio, cuando entregó formalmente su rol de coronel en una ceremonia discreta.

El duque de Edimburgo, casado desde hace 73 años con la reina Isabel II, ha pasado la mayor parte de los últimos tres años en una feliz tranquilidad, lejos de Londres. Hasta que comenzó la pandemia, vivió en Wood Farm, una pequeña casa en la finca de Sandringham, pasando sus días leyendo, escribiendo y pintando.

A mediados de marzo, con el inicio de la pandemia, Felipe se mudó para reunirse con la reina en el Castillo de Windsor, donde suelen almorzar o cenar juntos la mayoría de los días, pasando más tiempo juntos del que han pasado en muchos años. Juntos viajaron al castillo de Balmoral, en Escocia, en el verano, y pasaron una breve temporada en Sandringham, centro de Inglaterra.

En noviembre, la casa real publicó un retrato de la pareja al conmemorar su 73 aniversario de bodas.

Su cumpleaños 99 pasó inadvertido, celebrado solo por un almuerzo íntimo con Isabel II y el lanzamiento de una foto con la reina en Windsor. Su último compromiso público fue en julio, cuando entregó formalmente su papel de coronel de un batallón en una ceremonia discreta.

Ese mismo mes, una fotografía mostró que el anciano duque asistió a la boda de su nieta la princesa Beatriz de York en una pequeña capilla en las cercanías de Windsor. La última vez que el público vio al duque fue el 20 de noviembre, cuando la casa real publicó un retrato suyo con la reina para conmemorar el 73 aniversario de su matrimonio.

No quiere alboroto”

Una fotografía mostró que el anciano duque asistió a la boda de su nieta la princesa Beatriz de York en julio.

Aunque la pandemia de Covid y la necesidad de que el duque se mantenga aislado de otras personas debido a su edad hacen que los eventos futuros sean inciertos, los funcionarios del palacio “son muy conscientes de que la ocasión tendrá que estar debidamente celebrada, incluso si los planes tienen que ser eliminados”, dijo The Telegraph.

Una fuente reveló: “Es algo que habrá que plantear en el Año Nuevo, pero podríamos tener poca atención. La única persona de la que puedes garantizar que no querrá tener nada que ver con el asuntos es el duque”. “Está retirado, dio un paso atrás, no quiere el alboroto. No puedes culparlo”, afirmó.

Foto publicada para celebrar el cumpleaños 99 de Felipe el 10 de junio de 2020.

El príncipe Felipe se convertirá en el primer hombre de la Familia Real en cumplir 100 años y el primer consorte real en hacerlo. A los 80 años, cuando hablaba del cumpleaños número 100 de la reina madre, dijo a un periódico que no tenía “ningún deseo” de alcanzar la misma edad. “No puedo imaginar nada peor. Algunos pedazos de mí ya se están cayendo”, dijo.

Pese a la renuencia de Felipe de volver a ser el centro de la atención en una celebración nacional, hay una tradición que el duque de Edimburgo no podrá evitar: la recepción del tradicional telegrama de felicitación que la reina envía a todos los ciudadanos británicos que cumplen 100 años.