Enrique de Luxemburgo: “El año 2020 ha sido un gran desafío para todos nosotros”


El gran duque Enrique de Luxemburgo reconoció que el año 2020 representó un “gran desafío” para la humanidad y reconoció que, pese a la preocupación y la incertidumbre, “lo importante es no ceder, mantener la confianza en uno mismo y un estado de ánimo positivo para el futuro”.

Además, en su mensaje de Navidad, recordó las palabras de su abuela, la gran duquesa Carlota, durante la Segunda Guerra Mundial: “¡Sobre todo, no bajemos la cabeza en estos tiempos difíciles!”

El año 2020 ha sido un gran desafío para todos nosotros, como no lo hemos experimentado en las últimas décadas”, dijo el soberano, quien dijo que pese a que diciembre es tradicionalmente un período festivo, “este año, todo esto es mucho más complicado, si no imposible, porque un virus, que todos hemos subestimado, se ha convertido en una pandemia y ha sacudido nuestra vida diaria y nuestros hábitos”.

El gran duque, de 65 años, reconoció que las libertades de las personas “han sido parcialmente restringidas” por causa de la pandemia “de una manera sin precedentes”, pero recordó a los ciudadanos que estas medidas son “necesarias” para protegerse “y tienen un límite de tiempo”.

Esta crisis de salud, que ha cambiado nuestro día a día, nos muestra lo frágil que es nuestra salud, tanto desde el punto de vista físico como psicológico”, reconoció.

“Los científicos, los médicos y los gobiernos continúan trabajando duro para encontrar las mejores formas de proteger a las personas”, recordó el soberano. Mientras tanto, una vacuna está a punto de estar disponible, lo que nos permitirá reconectarnos con una vida sin miedo y regresar lentamente a la normalidad. ¡Ésta es nuestra esperanza y nuestro objetivo!”. “¡Pero se requiere paciencia!”, agregó.

El gran duque rindió tributo a las personas cuyo trabajo fue esencial durante la pandemia, desde personal médico hasta los maestros “que han tenido que adaptarse a la nueva situación para poder ejercer su profesión fundamental a pesar de unas condiciones muy especiales”.

“La situación actual es extremadamente difícil”

“Durante los últimos meses, he hablado con muchos representantes de la industria médica, mujeres y hombres, que trabajan todos los días para combatir la pandemia”, recordó.

“Tuve el gran placer de presenciar su compromiso. No hay duda de que la situación actual es extremadamente difícil: la presión diaria que pesa sobre ti es inmensa y, a pesar de todo, ustedes, los médicos, enfermeras y enfermeras, están haciendo un trabajo maravilloso.

En un espacio dedicado a su persona, el gran duque dijo que 2020 “quedará grabado” en su memoria “durante mucho tiempo”. “Para mí, personalmente, también fue un año muy simbólico: he sido su Gran Duque durante 20 años. 20 años en los que he sido feliz y orgulloso de tener el privilegio de servir a los intereses del país y de sus habitantes, con el apoyo de la Gran Duquesa”.

“Este año también ha visto una serie de cambios en el Palais: con la creación de la Maison du Grand-Duc, la Monarquía se fortalece como institución y está lista para el futuro. Esto me permite a mí, a la Gran Duquesa y a las generaciones futuras centrarnos aún más en la esencia de nuestro negocio”, dijo Enrique.