Jorge V se negó durante años a dar un mensaje de Navidad, un éxito de relaciones públicas


Inseguro y poco amigo de las nuevas tecnologías, el abuelo de Isabel II se negó durante años a pronunciar un discurso radial a los británicos.

El mensaje de Navidad de los reyes de Inglaterra ha sido una tradición desde hace casi 90 años. Cada año, excepto en 1969, la reina Isabel II le ha dado al público británico un resumen de su año y una reflexión sobre lo que sucedió en su país.

Es un momento que muchos esperan con ansias, y es una de las raras ocasiones en las que la monarca ofrece una breve visión de su personalidad, pensamientos y sentimientos sobre los asuntos actuales, cosas que generalmente están prohibidas como resultado de la arraigada tradición real.

Sin embargo, el discurso de Navidad no siempre fue lo que es hoy. El primer mensaje navideño al pueblo británico fue pronunciado por el rey Jorge V (1865-1936), el abuelo paterno de la reina, el 25 de diciembre de 1932. Sin embargo, a los funcionarios del palacio les tomó casi una década persuadir al rey para que finalmente aceptara hablar a los británicos.

En la década de 1920, la radio se estaba convirtiendo cada vez más en el medio a través del cual los gobernantes podían hablar con sus naciones. En 1923, John Reith, director general de la recién formada BBC, le escribió a Jorge V para preguntarle si estaría interesado en dar un discurso en días festivos importantes como Navidad, Año Nuevo y Pascua.

Jorge V y su esposa, María de Teck, reinaron de 1910 a 1936.

El monarca se mostró “reacio” según “History of the First Christmas Speech”, debido a que era un “dador de discursos reacio, debido a una falta de talento oral autopercibido” y también “un tecnófobo sin vergüenza”. Rápidamente rechazó la solicitud de la BBC; pero el locutor continuó insistiendo y al año siguiente obsequió al rey un aparato de radio.

Durante el resto de la década de 1920, la BBC transmitió mensajes del rey, a menudo atrayendo a una audiencia de 10 millones de oyentes. Sin embargo, Jorge V siguió negándose a dar un discurso de Navidad, “en gran parte debido a su creencia de que le faltaba la sofisticación” y “como el mensaje sería de naturaleza personal, no podía esconderse detrás de la formalidad para combatir sus miedos”.

Incluso su secretario privado, Lord Stamfordham, que favorecía la idea, y en cuyo consejo el rey confiaba, sintió que perseguir un discurso navideño del monarca era una causa perdida. Todo esto sin embargo cambió con el nombramiento de Ramsay MacDonald como primer primer ministro laborista en 1929. Literalmente sofocó cualquier temor que tuviera el rey, asegurándole que un “enfoque simple y honesto sería más que adecuado para la tarea”.

Se sugirió que el poeta Rudyard Kipling podría escribir el discurso, aliviando a Jorge V de otro motivo de preocupación. Cuando el Imperio dio su primer paso para convertirse en una Commonwealth en 1931, Jorge fue llamado a despertar sentimientos de unidad en lugar de separación, y MacDonald insistió al monarca para que brindara un mensaje el día de Navidad para levantar el ánimo después de las dificultades financieras.

Jorge V, abuelo de Isabel II, murió en enero de 1936.

Finalmente el rey estuvo de acuerdo, y el día de Navidad de 1932, por primera vez, los británicos de todo el Reino Unido y la gente de todo el Imperio escucharon cómo el rey entraba a sus hogares a través de sus radios. Tal fue la novedad del discurso en ese momento que los periódicos cubrieron el evento ampliamente: una publicación australiana publicitó el discurso como “prueba de la solidaridad innata del Imperio”.

Se ha informado que por sus días en la Marina Real, Jorge V se sentía más cómodo cuando estaba en habitaciones pequeñas. Por eso, decidió pronunciar el discurso desde un cuarto ubicado debajo de las escaleras en Sandringham House y no en el gran salón donde se instaló el mini-estudio para la fotografía oficial. La reina María aprendió de memoria el discurso de solo escuchar al rey repetirlo en sus ensayos.

Gracias a las maravillas de la ciencia moderna, esta Navidad puedo hablar a todos mis pueblos del Imperio (…) Ahora hablo desde mi hogar y desde el fondo de mi corazón y me dirijo a todos ustedes: a los hombres y mujeres, separados por las nieves, el desierto o el mar, que solo las voces transmitidas por el aire pueden alcanzar…”

Un informe sobre la época decía: “Un paño grueso cubría la mesa, ya que el rey estaba tan nervioso que sus manos temblorosas hicieron que los papeles crujieran en el micrófono”. Tan exitosas y tranquilizadoras fueron las palabras del rey, que desde ese día a Jorge V se le dio el sobrenombre de “Abuelo Inglaterra“.

Veinte millones de personas de todo el mundo escucharon por primera vez la voz del rey en lo que, según tituló el diario “Daily Express”, fue “LA TRANSMISIÓN RADIAL MÁS GRANDE DEL MUNDO”.

Escuche a continuación el discurso navideño de Jorge V en 1932