Felipe VI: “2020 fue un año duro y difícil” pero “España saldrá adelante”

Felipe VI de España en su mensaje de Navidad este 24 de diciembre de 2020.

El rey español animó a los ciudadanos a superar la crisis del coronavirus y a redoblar esfuerzos para evitar “que la crisis económica derive en una crisis social”.

El rey de España, Felipe VI, reconoció este 24 de diciembre que 2020 ha sido “un año muy duro y difícil” por la pandemia del coronavirus y la crisis económica producida por la enfermedad. Frente a esto, el monarca habló de las “muchas familias no os habéis podido reunir como teníais pensado” y los “miles de hogares donde hay un vacío imposible de llenar por el fallecimiento de vuestros seres queridos”.

2020 ha sido un año muy duro y difícil; ha afectado gravemente a nuestra economía; muchas familias vivís la angustia del desempleo o la precariedad, la de apenas llegar a cubrir las necesidades básicas o tener que abandonar un negocio al que habéis dedicado vuestra vida”, dijo el rey en su Mensaje de Navidad.

El monarca remarcó sin embargo que es España no es “un pueblo que se rinda o se resigne en los malos tiempos”. “No va a ser nada fácil superar esta situación, y en cada casa lo sabéis bien. Pero yo estoy seguro de que vamos a salir adelante. Con esfuerzo, unión y solidaridad, España saldrá adelante”, aseguró.

Felipe VI redobló su compromiso a los españoles diciéndoles que “como Rey, yo estaré con todos y para todos, no solo porque es mi deber y mi convicción, sino también porque es mi compromiso con todos vosotros, con España”.

El rey prometió a los españoles: “Vamos a recuperar en lo posible la normalidad en los lugares de trabajo, en las aulas, en las plazas y en los barrios; en los comercios, en los mercados, en los bares; en los cines, en los teatros; en la vida cotidiana que da forma al carácter de una sociedad como la nuestra”.

Agregó, sin embargo, que es necesario unirse para “evitar, sobre todo, que la crisis económica derive en una crisis social”. “Las personas y las familias deben ser nuestra preocupación fundamental, especialmente los jóvenes, porque su nivel de desempleo es altísimo. España no puede permitirse una generación perdida”, afirmó.