Crece la presión para que Felipe VI de España condene a su padre en su mensaje navideño

Felipe VI, rey de España, en su mensaje navideño de 2019.

Sectores del gobierno socialista y otros grupos políticos, favorables a que Juan Carlos I sea despojado de su título, esperan del monarca un gesto de distanciamiento.

Las presiones de distintos sectores del gobierno y algunos grupos políticos de España para que el rey Felipe VI se distancia e incluso condene las actividades privadas de su padre en su tradicional mensaje de Nochebuena fueron aumentando a lo largo de las últimas horas.

El mensaje, una tradición navideña implementada por el rey Juan Carlos I, es emitido por la televisión española cada 24 de diciembre por la noche y en él monarca suele reflexionar acerca de los eventos más importantes ocurridos a nivel nacional y a la familia real.

Las palabras de algunos miembros del Ejecutivo tratando de influir en el discurso comenzaron tan pronto se despejó otra incógnita que ponía presión sobre el mensaje: la posibilidad de que el rey emérito, de 82 años regresase a España por Navidad desde su exilio en los Emiratos Árabes Unidos.

El rey emérito Juan Carlos de Borbón.

Don Juan Carlos de Borbón salió del país rumbo a Abu Dhabi el pasado 3 de agosto en un intento de que las investigaciones a su alrededor no perjudicasen a la monarquía.

La perspectiva de su vuelta a España se puso sobre la mesa a principios de diciembre, cuando se conoció que había regularizado una deuda tributaria por importe de 678.393,72 euros correspondientes a ejercicios fiscales posteriores a su abdicación en 2014, es decir, una vez perdida su inmunidad como jefe del Estado.

El pasado día 17 el ex monarca hizo saber que no pasará la Navidad en España y lo atribuyó a la situación de la pandemia de coronavirus en España y a su condición de persona de riesgo a sus casi 83 años. A la par, grupos políticos menos afectos a la monarquía, presionan al gobierno para que retire el título honorífico de “rey emérito” a quien fue jefe de Estado durante 39 años y abdicó en 2014.

Las investigaciones en torno al ex rey, que no está formalmente investigado ni consta contra él ninguna denuncia, empañaron todo un año en el que la Familia Real trató de hacerse visible apoyando a los afectados por la pandemia de coronavirus y su brutal impacto económico.

Felipe VI, rey de España.

El año finaliza con don Juan Carlos todavía como rey emérito pero lejos de España y, en los últimos días diversos miembros del Gobierno, del ala socialista, se mostraron convencidos de que el mensaje de Navidad del rey Felipe estará “a la altura de las circunstancias” y condenará la conducta de su padre.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, afirmó el pasado viernes que el rey Felipe es “absolutamente realista” y que está convencida de que en Nochebuena lanzará “el mensaje que corresponde ahora, de rigor y de tranquilidad”.

“Es absolutamente realista, sabe muy bien lo que piensa en términos generales la opinión pública de este país y lo que demandan los ciudadanos en relación a la mejora y al avance constante de nuestros valores democráticos”, afirmaba, recordando además que el rey ya tomó “decisiones muy importantes en la renovación de la institución“.