Filtración de fotos íntimas destaparía la guerra interna de la reina de Tailandia y su mayor rival


En noviembre, dos periodistas afirmaron haber recibido tarjetas de memoria con contenidos privados de la concubina real, Sineenat.

En medio de la crisis política sin precedentes, el palacio real de Bangkok está atravesando su propia lucha interna y una “fea lucha” por el poder entre los dos personajes más cercanos al rey Maha Vajiralongkorn: su esposa, la reina Suthida, y su concubina oficial, Sineenat Wongvajirapakdi.

El mes pasado, al menos dos observadores de la monarquía tailandesa dijeron que se había puesto en marcha un nuevo complot para derrocar a Sineenat de parte de las mismas facciones que causaron su caída el año pasado y que la batalla de las dos mujeres incluye la filtración de fotografías íntimas de una de ellas, como adelantó MONARQUIAS.COM en noviembre.

Pavin Chachavalpongpun, un académico de la Universidad de Kioto y refugiado político, dijo en noviembre que había recibido una colección de fotografías personales de Sineenat, algunas de las cuales compartió en Facebook.

Andrew McGregor Marshall, un periodista escocés que cubre las noticias de la monarquía tailandesa desde hace décadas, dijo que había recibido una tarjeta de memoria que contenía 1.443 fotografías de Sineenat “poco antes de que fuera liberada de la prisión de mujeres Lat Yao en Bangkok y viajara a Alemania el 29 de agosto para reunirse con Vajiralongkorn”.

Sineenat, la “Noble consorte real” de Tailandia

Las imágenes “aparentemente habían sido extraídas de tres iPhones que Koi solía tener”, dijo. “La mayoría de las imágenes son fotografías que ella misma tomó, y decenas de ellas son muy explícitas”, dijo. “Parece probable que hubiera tomado estas fotografías explícitas de sí misma para enviarlas a Vajiralongkorn”, agregó.

En noviembre de Facebook, McGregor Marshall escribió que el regreso de Sineenat a palacio fue “amargamente recibido” por los leales a la reina y la princesa Bajrakitiyabha, la hija mayor del rey. “Es muy probable que las imágenes de Koi se filtraron en un esfuerzo por sabotear su regreso como consorte de Vajiralongkorn”, afirma.

En las redes sociales, los admiradores de la reina ignoran a la consorte, y viceversa. No hay fotos de ambas mujeres juntas desde que ambas se integraran a la primera plana de la monarquía, apenas han aparecido juntas en público intencionalmente, y cuando están en la misma ceremonia, apenas se miran, sobre todo durante la coronación del rey el año pasado.

McGregor Marshall dijo que esta “fea lucha por el poder” en el palacio debido a la “complicada vida sexual” del rey probablemente empeorará, ya que Sineenat y Suthida continuaron compitiendo por el estatus y la atención pública.

La reina Suthida (cuarta esposa del rey), rodeada por los hijos de las otras consortes: la princesa Bajrakitiyabha Narendira Debyavati, la princesa Sirivannavari Nariratana Rajakanya, y el príncipe Dipangkorn Rasmichoti.

Sineenat, una general de división de 35 años, fue nombrada Noble Consorte Real en julio de 2019, para servir como concubina del rey junto a su esposa oficial Suthida Tidjai, con quien se casó solo unos meses antes. Aunque Vajiralongkorn, de 68 años, ya se había casado tres veces antes de casarse con Suthida, el nombramiento de Sineenat como consorte secundaria era algo que Tailandia no había visto en casi un siglo.

Sin embargo, solo tres meses después, la concubina real fue despojada de títulos, honores y rangos militares y, según los informes, enviada a la cárcel tras ser acusada de ser irrespetuosa y de portarse mal con la reina Suthida al tratar de promover sus propias “ambiciones y aspiraciones” y ser “desleal” al rey, según decía la declaración real.

Pero este septiembre Sineenat, también apodada por algunos como Koi, regresó a la corte después de que la Gaceta Real informara que los títulos de consorte serían restaurados y ningún registro mostraría que alguna vez había perdido sus rangos militares o privilegios.

El encarcelamiento de Sineenat había “empeorado” la reputación de la monarquía tailandesa”, dijo McGregor Marshall, y agregó que ahora la reina Suthida estaría “mirando el destino de las tres esposas anteriores de Vajiralongkorn… con gran temor”. Por eso, “es natural que haya una intensa rivalidad entre las dos mujeres, y esto provocará faccionalismo e inestabilidad en el palacio”, dijo. “Es difícil ver cómo la situación puede terminar bien”.