La familia real noruega se reúne para Navidad tras un año de distancias


Los reyes y la familia de los príncipes herederos fueron retratados tras asistir a una misa de Adviento en el palacio de Oslo. Celebrarán juntos la Navidad.

Tras un año marcado por la distancia familiar y los problemas de salud del rey Harald V, el monarca volvió a reunirse con parte de su familia para un servicio religioso de Adviento en el Palacio Real de Oslo.

La casa real publicó una serie de nuevas fotografías oficiales en las que aparecen el monarca, de 83 años, la reina Sonia, el príncipe heredero Haakon Magnus, su esposa Mette-Marit y los dos hijos de la pareja, la princesa Ingrid Alejandra y el príncipe Sverre Magnus.

Este año, sin embargo, las fotos son diferentes, marcadas por el distanciamiento personal obligado para evitar un posible contagio de coronavirus. Esto es importante dada la avanzada edad de los monarcas y el delicado estado de salud del rey, que estuvo internado y fue operado por problemas cardíacos en octubre.

“Hay una gran diferencia con respecto a años anteriores. La familia del Príncipe Heredero y la pareja real se encuentran a una gran distancia. El famoso metro de distancia. Por supuesto, esto se debe a razones de control de infecciones y al hecho de que son dos núcleos familiares diferentes”, explicó la experta de la realeza Caroline Vagle en la revista Se Og Hor.

Vagle también presta especial atención al rey, que apareció con un bastón: “El rey Harald se ve muy bien después de la operación, lo cual es muy gratificante. El rey ha luchado contra los problemas de movilidad durante mucho tiempo, lo que es completamente independiente del curso de su enfermedad en el último año. Creo que es bueno que ahora esté usando un bastón”, agregó la periodista.

Hasta ahora, ha habido cierta incertidumbre sobre dónde celebrará la familia real la festividad cristiana de este año. Según un comunicado de prensa, la familia real pasará unida la Nochebuena y la Navidad en la residencia real de Skaugum pero respetará las reglas de control de infecciones, tanto nacionales como locales. Sin embargo, los reyes solo irán a Skaugum para la celebración, y se instalarán estos días en la finca real de Bygdøy.

La semana pasada, la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, remarcó que las medidas para contener la pandemia de coronavirus seguirán en vigor al menos hasta Semana Santa y anticipó que, pese al inminente inicio de la campaña de vacunación, la población “debe estar preparada para que el verano de 2021 no sea como el verano de 2019”.

Al mismo tiempo, el país nórdico mantiene en vigor una serie de restricciones, entre ellas límites para las reuniones públicas y privadas, una prohibición a la venta de alcohol pasada la medianoche o cuarentenas de diez días para los viajeros que lleguen al país nórdico desde zonas de riesgo, informó Europa Press. Recientemente también ha cerrado sus fronteras con el Reino Unido debido al brote de una nueva cepa del virus.