Marselisborg: historia del castillo donde Margarita II de Dinamarca celebra Navidad

Situado en Aarhus, ha sido la residencia de verano de la familia real danesa desde 1967.

Ubicado a 300 kms. de Copenhague, su nombre significa “Castillo de Marselis”, en honor al mercader germano-holandés Gabriel Marselis, propietario en el siglo XVI.

La Familia Real de Dinamarca modificó casi a último momento sus festejos navideños para este año debido a la pandemia. Si bien la reina Margarita II sigue adelante con su plan de pasar la fiesta con su hijo menor Joaquín, su nuera Marie y los cuatro hijos, cambió la ubicación del festejo, mudándose el Castillo de Shackenborg, en Møgeltønder, al Castillo de Marselisborg, en Aarhus, a 300 kilómetros de Copenhague.

El Castillo de Marselisborg, que sirve como residencia de verano de los monarcas daneses, es donde la reina Margarita II pasa tradicionalmente la Navidad desde hace muchas décadas. El edificio se terminó de construir en 1902 como regalo de bodas del pueblo príncipe heredero Christian (el futuro rey Christian X de 1912 1 1947) y la duquesa Alejandrina de Mecklemburg. Eran los abuelos de Margarita II.

Pero el castillo tiene un larga historia. En 1661, un endeudado rey Federico III tuvo que entregar a uno de sus acreedores, el gran comerciante holandés Gabriel Marselis, una cantidad de propiedades de la corona en Jutlandia, incluida la finca Havreballegård. Dos de sus hijos, Constantin y Vilhelm, llegaron a Dinamarca y se establecieron en el área de Aarhus.

Constantin Marselis, consiguió que Havreballegård fuera elevada a la baronía de Marselisborg, pero años más tarde murió sin hijos y la poseción pasó a manos de Christian V. El rey cedió la propiedad a su hijo, Ulrik Christian Gyldenløve y en los siglos siguientes, hubo varios propietarios. El último, Hans Peter Ingerslev, en 1896 ofreció a los representantes del Ayuntamiento de Aarhus el derecho de preferencia sobre la mansión de Marselisborg y todas sus tierras.

Dos días después de la firma del acuerdo, Ingerslev murió inesperadamente y el gobierno de Aarhus de repente se quedó con esas grandes áreas de tierra a su disposición, y la ciudad hambrienta de espacio tuvo la oportunidad de crecer aún más. El castillo original sin embargo conservó su nombre Marselisborg.

Regalo de bodas para el príncipe Christian y la princesa Alexandrine, sería destinado a unir a la familia real con la región de Jutlandia. El castillo se completó el 7 de junio de 1902, tras un trabajo de tres años dirigido por el arquitecto e Inspector Real de Edificios Estatales Hack Kampmann, y el príncipe Christian y su familia lo comenzaron a usar con cada vez más frecuencia. Cuando el príncipe se convirtió en el rey en 1912, Marselisborg se convirtió en la segunda residencia real principal después de Copenhague.

Después de la muerte de la reina viuda Alejandrina en 1952, hubo un largo tiempo de silencio en Marselisborg. El rey Federico IX nunca vivió en el castillo, aunque estaba estrechamente asociado con esta residencia porque había ido allí casi todos los veranos durante su infancia, explicó el historiador danés Jon Bloch Skipper.

No fue hasta 1967, después de una profunda restauración, que la entonces princesa Margarita (la actual monarca) y su esposo, Enrique de Laborde de Monpezat, se instalaron en Marselisborg después de su boda. El castillo desde entonces se ha convertido en una parte importante de Aarhus, y la ciudad sigue revolucionándose cada vez que la familia real comienza sus vacaciones veraniegas allí.

El parque del castillo de Marselisborg, en danés Marselisborg Slotspark, tiene una extensión de 13.000 m² abastecido por una excelente colección de esculturas, así como un jardín de rosas con una pérgola y un hermoso jardín de hierbas. El paisajista L. Chr. Diederichsen trazó en los años 60 un parque de 13 hectáreas con grandes prados rodeados de árboles, pequeños estanques y colinas bajas cubiertas de plantas.