Europa

Cuál fue el “secreto explosivo” que la emperatriz Zita reveló a un historiador antes de morir

El prestigioso Jean Des Cars tuvo un encuentro privado con la viuda del último emperador austrohúngaro en el que le confió un “secreto de Estado”.

El prestigioso Jean Des Cars tuvo un encuentro privado con la viuda del último emperador austrohúngaro en el que le confió un “secreto de Estado”.

Zita de Borbón-Parma, última emperatriz de Austria y Hungría, es recordada por haber sido testigo silencioso de los más grandes eventos que sacudieron a Europa en la primera mitad del siglo XX y especialmente los que sufrió la atribulada dinastía Habsburgo. El célebre historiador Jean Des Cars fue uno de los pocos que tuvo el privilegio de sentarse frente a ella para escuchar su verdad y los oscuros secretos que incomodaron durante décadas a los Habsburgo.

“A principios de noviembre de 1982, siendo periodista de Figaro, recibí una llamada telefónica de un miembro del personal de Jacques Chirac: ‘Zita, la emperatriz de Austria, reina de Hungría, regresa a Viena en diez días. después de sesenta y cinco años de exilio. Ella estaría encantada de darte una entrevista exclusiva’”, relató recientemente en una entrevista con la revista Point de Vue. “¡En el periódico, algunos la creían muerta! Cuando hablo con mi padre, Guy des Cars, me dice: “¡Es genial! ¡Tu abuela la conoció en la década de 1930!”

Nacida en la villa Pianore, en Viareggio (Italia) en 1892, fue la décima de los 21 hijos del duque Roberto de Parma y de María Antonia de Portugal, y se casó en 1911 con el archiduque Carlos, sobrino de quien entonces era el emperador Francisco José. Para entonces, la dinastía había afrontado el suicidio del archiduque Rodolfo y el asesinato de la emperatriz Isabel, y aún faltaba lo peor: el estallido de la Primera Guerra Mundial tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando y la caída de la monarquía austrohúngara.

Nacida en la villa Pianore, en Viareggio (Italia) en 1892, fue la décima de los 21 hijos del duque Roberto de Parma.

El archiduque Carlos fue coronado emperador de Austria y rey de Hungría tras la muerte de su longevo tío Francisco José, pero tuvo que dejar Austria en 1918 y el papel histórico de Zita, a quien le costó renunciar para siempre a su país, fue que empujó a su esposo Carlos a tomar el Gobierno en Hungría en un intento de golpe en 1919, y por ello la pareja real, junto a sus ocho hijos, fue confinada a la isla de Madeira por los aliados que habían ganado la I Guerra Mundial.

Solo sesenta años después Zita de Borbón regresaría a Viena, la capital de su desaparecido imperio, y se reunió con Jean Des Cars: “Muy emocionado, salgo hacia el castillo de Waldstein, en el sur de Viena, acompañado del fotógrafo François Guénet. Mientras su hija, la princesa Isabel de Liechtenstein, nos recibe, aparece una mujercita de 90 años, vestida de negro, sostenida por dos bastones”.

“La mirada de Zita es muy brillante. Me impresiona la valentía de esta superviviente de las dos guerras mundiales, esta abuela políglota, humana y culta, retirada hace años en un convento, que está a punto de hacer su entrada oficial en Viena”. “La única tierra de mi imperio que no se ha convertido en comunista”, le dijo ella.

En el transcurso de este encuentro es cuando la ex emperatriz le revela un “explosivo secreto” a Des Cars: “De repente, regresa al drama de Mayerling, este pabellón de caza donde el archiduque Rodolfo, hijo de Sissi y Francisco José, y su amante de 17 años, Marie Vetsera, fueron encontrados muertos en 1889: Lo de Rodolfo no es un suicidio, admite. ‘Fue eliminado porque sabía demasiado sobre un complot contra su padre’”. “Zita luego me instruye a restablecer la verdad sobre este secreto de Estado”, afirmó el historiador.

Zita de Borbón-Parma tardaría 60 años en regresar a Viena desde la muerte de su marido en el exilio.

“Según Zita, varios elementos apoyan la tesis de un crimen: las versiones contradictorias de la autopsia, rastros de sangre, testimonios, cartas… Pero también el silencio y la negativa de los padres de Rodolfo a ir a la cabecera del heredero de la doble monarquía. Estoy aturdido por estas revelaciones”, recordó el historiador.

“Sin perder la calma, Zita me instruye para restablecer la verdad sobre este secreto de estado y rehabilitar la memoria de Europa. ¡Nada menos! Llevado por su confianza, al día siguiente, soy testigo de su regreso triunfal a Viena. La multitud la vitorea frente a la catedral de Saint-Etienne, donde es aplaudida. Nunca olvidaré estos fascinantes momentos”.

Tras el encuentro, Des Cars dedicó las últimas páginas de su libro “Sissi y la fatalidad” a lo que la emperatriz le había confesado. “Cuando sale a la venta, cinco meses después, se convierte en una primicia mundial que me valió el boicot a los televisores y las amenazas de muerte. ¡Que importa!”, recordó el historiador. “El inicio de una larga investigación por toda Europa, fiel a la misión que me encomendó Zita, ya mi padre que, antes de morir en mis brazos, me susurró estas últimas palabras: Sigue. Todavía no he resuelto el misterio’”.