Noticias

El dinero sigue siendo un escollo para los planes de boda de Mako de Japón

El deseo de la princesa de casarse con su novio de la universidad arroja sombras sobre su futura vida matrimonial: algunos se preguntan si le alcanzará la “indemnización” imperial.

El deseo de la princesa de casarse con su novio de la universidad arroja sombras sobre su futura vida matrimonial: algunos se preguntan si le alcanzará la “indemnización” imperial.

El dinero se ha convertido en una gran preocupación en los planes de la princesa Mako de Japón para casarse con el plebeyo Kei Komuro, tras una disputa por una deuda que involucraba a la familia del novio. La princesa recibirá un pago para ayudar a mantener su “dignidad” después de que pierda su estatus por casarse con un plebeyo, pero algunos observadores cuestionan si será suficiente.

El príncipe Akishino de Japón no parece haber aceptado de todo corazón el deseo de su hija mayor de casarse con un plebeyo, en medio de preocupaciones por la falta de corrección y preocupaciones de que podría tener dificultades financieras una vez que salga de la familia imperial. El príncipe heredero, de 55 años, quien es el siguiente en la fila del Trono del Crisantemo, dijo a los periodistas el mes pasado que él “aprobó” que la princesa Mako se casara con Kei Komuro, “si eso es lo que realmente quieren”.

Komuro y la princesa Mako, ambos ahora de 29 años, anunciaron por primera vez su compromiso en septiembre de 2018 con la intención de casarse el año siguiente. Sin embargo, la boda se retrasó desde febrero de 2019, luego de que surgieran informes de una disputa entre la madre de Komuro y su exnovio por más de 4 millones de yenes (US$ 38.400) que él le había prestado, en parte para cubrir los costos universitarios de su hijo. Según los informes, la madre de Komuro afirmó que el dinero era un regalo y que no tenía la obligación de devolverlo.

El príncipe Akishino y su esposa, la princesa Kiko, se reunieron con la madre de Komuro en varias ocasiones e insistieron repetidamente en que no darían su aprobación a la boda de su hija en medio de cualquier sugerencia de incorrección, aunque su oposición inicial abierta a la unión parece haberse suavizado. Pero incluso si el problema financiero de la familia Komuro se resuelve finalmente, otro problema se avecina en el horizonte para la princesa Mako, de 28 años.

Según las leyes que cubren las finanzas de la familia imperial, las mujeres que pierden su estatus real por matrimonio reciben un pago único libre de impuestos que tiene como objetivo “proporcionar recursos financieros para ayudar a un ex miembro de la realeza a mantener su dignidad”.

Pero los observadores se preguntan si el pago estimado de 152,5 millones de yenes (1,46 millones de dólares estadounidenses) cubrirá muchos de los gastos de la princesa para poder comprar una casa en una de las ciudades más caras del mundo. “Es mucho dinero para mí, pero no creo que sea una gran cantidad en estos tiempos”, dijo Jun Okumura, analista del Instituto Meiji para Asuntos Globales y ex funcionario de la Agencia Imperial.

La última princesa japonesa en recibir el pago fue la princesa Ayako, tercera hija del difunto príncipe Takamado. que se casó con un plebeyo en octubre de 2018 y recibió 106,75 millones de yenes (1,02 millones de dólares EE.UU.), una cantidad equivalente a 10 veces la asignación anual que recibía anteriormente.

Según los informes, Ayako se adaptó fácilmente a una vida de normalidad suburbana con su esposo, que trabaja para la empresa naviera Nippon Yusen. Se convirtió en madre en noviembre del año pasado. La ex princesa Takako, hermana menor del ex emperador Akihito, tuvo que trabajar en una tienda de modas para mantenerse.

Otras princesas que se han casado fuera de la familia imperial durante las últimas dos décadas incluyen a la princesa Noriko, la hermana mayor de Ayako, que se casó con un alto funcionario de un importante santuario sintoísta en octubre de 2014; y la princesa Sayako, la hermana menor del actual emperador, que se casó con un urbanista del Gobierno Metropolitano de Tokio en noviembre de 2005, que compró un departamento tras su boda y reveló que tuvo que aprender a cocinar pues no podía contratar a alguien.

¿Será suficiente la indemnización imperial?

Aunque los pagos financiados por los contribuyentes a ex miembros de la realeza han sido objeto de críticas en el pasado, la Agencia de la Casa Imperial defiende su uso y las encuestas muestran que la mayoría de los japoneses están a favor, ya que todavía tienen en alta estima a la familia imperial y desean que, tras abandonar el palacio, tengan una buen nivel de vida.

Jun Okumura dijo que el pago único a la princesa Mako “sería suficiente” para que la nueva pareja “comience una vida juntos”, siempre que Komuro, a quien conoció en la universidad de Tokio, complete sus estudios en la Universidad de Fordham en Nueva York.

Komuro trabajó brevemente como asistente legal para un bufete de abogados de Tokio antes de mudarse a los Estados Unidos para estudiar y, según los informes, se sintió incómodo con la atención de los medios. “No me sorprendería que una serie de bufetes de abogados estadounidenses con intereses en Japón le ofrecieran un puesto, con miras a impulsar negocios aquí en el futuro”, dijo Okumura. “Espero que pase tres o cuatro años en Nueva York y luego tal vez regrese aquí”.

Si su esposo decidiera establecerse en los Estados Unidos durante un período prolongado de tiempo, Okumura dijo que es muy probable que Mako también se mude allí para disfrutar de un relativo anonimato. Y aunque los ingresos de Komuro probablemente los mantendrán cómodos ya sea que la princesa trabaje o no, todavía se cierne un signo de interrogación sobre quién pagará por su seguridad como ex miembro de la realeza.

Se han realizado intentos de secuestro de miembros separados de la realeza japonesa antes. Una investigación sobre un complot de este tipo en la década de 1960 descubrió que una banda criminal había atacado a la princesa Suga, la hermana más joven del fallecido emperador Hirohito, tres años después de que renunciara a su título imperial al casarse con un plebeyo.

La ubicación de su hogar conyugal era conocida por todos, encontraron los investigadores, mientras que el pago de US$ 500.000 que recibió al dejar la familia imperial valía mucho más en ese momento de lo que sería hoy. Sin embargo, Okumura dijo que no esperaba que las preocupaciones financieras fueran un punto de fricción para la nueva pareja: “Creo que estas cosas pasarán y, en última instancia, serán tratados con amabilidad por los tabloides”, dijo. “Es difícil encontrar algo que no les guste como pareja y nadie les desea mala suerte”.