Siguen los interrogantes por la detención “arbitraria” de un príncipe saudita


El Parlamento Europeo y grupos de DDHH cuestionan a la monarquía saudita por el traslado a un “lugar no revelado” de Salman bin Abzulazis, arrestado hace tres años. Todas las miradas apuntan al príncipe heredero Mohammmed.

Un príncipe de la casa real saudita, detenido desde 2017 en una villa vigilada en Riad sin ningún cargo formal, fue trasladado a un “lugar no revelado”, dijo un legislador del Parlamento Europeo. El traslado de Salman bin Abdulaziz, sobrino del rey Salman, destaca el desafío del reino contra la presión internacional para su liberación.

En enero de 2018, el príncipe Salman, ahora de 37 años, fue detenido junto con su padre en una ofensiva de amplio alcance, dejando a sus partidarios preguntando por qué la represalia contra un hombre que aparentemente no representaba un desafío para el poderoso príncipe heredero Mohammed bin Salman.

El príncipe Salman, educado en la Universidad de la Sorbona de París, y su padre estuvieron recluidos en régimen de aislamiento durante aproximadamente un año en la prisión de alta seguridad de Al-Hai’r cerca de Riad y más tarde en una villa vigilada en la capital, dijeron dos fuentes cercanas a la agencia AFP.

El príncipe fue trasladado a un sitio de detención secreto en marzo, pero misteriosamente fue devuelto dos meses después a la villa, que está bajo vigilancia de alta seguridad, dijeron las fuentes, después de un esfuerzo de cabildeo estadounidense de US$2 millones y peticiones de europeos legisladores pidiendo su liberación.

El sábado pasado, el príncipe y su padre fueron sacados de la villa y “llevados a un lugar no revelado”, dijo el legislador Marc Tarabella en una carta al embajador saudí en la Unión Europea. “Está claro que su actual privación de libertad es arbitraria y equivale a una violación de las obligaciones nacionales e internacionales de Arabia Saudita”, decía la carta fechada el martes.

Le insto a que le pida al gobierno saudí que proporcione de inmediato el paradero” del príncipe Salman y su padre Abdulaziz bin Salman, agregó Tarabella, que oficia como vicepresidente de la delegación del Parlamento Europeo para las relaciones con la península árabe.

“Han desaparecido”

Una de las fuentes cercanas al príncipe detenido y a su padre también dijo que habían sido trasladados a un lugar secreto. “Nadie sabe adónde los trasladaron”, dijo esta fuente, que explicó que a los dos hombres se les permitieron llamadas telefónicas a su familia, pero no ha habido comunicación desde el sábado. “Han desaparecido”, agregó la fuente.

Activistas de derechos humanos dijeron que presentarán una denuncia ante la ONU por la detención del príncipe, quien es solo uno de los muchos miembros de la familia Al Saud encarcelados desde el ascenso del príncipe heredero, el gobernante de facto del reino que ha tomado medidas enérgicas contra los disidentes, críticos y rivales políticos.

El príncipe y su padre nunca han sido interrogados desde su detención, lo que se suma a la arbitrariedad de su detención, dijeron a los grupos de derechos humanos Mena Rights Group con sede en Ginebra y el ALQST con sede en Londres.

Los observadores dicen que lo que pudo haber irritado a la corte real fue la reunión del príncipe Salman con el congresista demócrata Adam Schiff justo antes de las elecciones estadounidenses de 2016. Este legislador es un crítico del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un firme partidario del príncipe Mohammed.