Intruso en palacio: la reina estaba “más preocupada por la sangre en sus sábanas que por su seguridad”, dice ex mayordomo real


La reina Isabel II de Gran Bretaña estaba “más preocupada por la sangre en sus sábanas que por su propia seguridad” cuando el ciudadano Michael Fagan irrumpió en su habitación del Palacio de Buckingham en julio de 1982, afirmó Paul Burrell, quien sirvió como lacayo de la reina y más tarde como mayordomo de la princesa Diana durante 10 años.

En declaraciones al Channel 4, Burrell se refirió al momento en que Fagan, entonces de 33 años, escaló la pared del palacio por segunda vez en dos meses, se deslizó por una tubería de desagüe y trepó por una ventana abierta.

“La reina dijo: ‘Estaba profundamente dormida y de repente escuché a alguien entrar en mi habitación. Sentí presión en mi cama, alguien se sentó en la cama’”, relató Burrell.

“Ella dijo: ‘Pensé que era Peggy que venía a despertarme, pero Peggy no se sienta en mi cama. Encendí la luz y hay un hombre que está agarrando un cenicero roto y sangraba en mis sábanas’. Estaba más preocupada por que se estropearan las sábanas que por su propia seguridad. Práctica la reina”, relató el exmayordomo.

El exempleado de Buckingham continuó su relato: “Ella dijo: ‘Apreté el botón y, finalmente, vino el policía y se lo llevó’ Yo dije: ‘¿Por qué estaba allí?’ y la reina respondió: ‘Le pregunté eso y me dijo que vendría a hablarme de su esposa’. Ella le dijo: ‘¡No creo que seas la persona con la que deberías hablar eso!’”