Joyas reales: descubra las impactantes tiaras kokoshnik de la realeza europea


Estas brillantes tiaras de diamantes y esmeraldas están modeladas y nombradas en honor al antiguo tocado ruso.

Escribe Anna Sorokina (RBTH)

Con frecuencia se puede ver a las mujeres de la realeza europea con tiaras que se asemejan a un antiguo tocado ruso llamado kokoshnik. En Rusia, emperatrices y grandes duquesas llevaban este tipo de tiara a partir del gobierno de Catalina la Grande durante la segunda mitad del siglo XVIII. Fuera de Rusia, la moda de la tiare russe se desarrolló gracias a la reina Alejandra, esposa del rey Eduardo VII y hermana de la emperatriz rusa María Feodorovna, esposa de Alejandro III. Algunas de esas tiaras todavía incluyen la palabra “kokoshnik” en sus nombres oficiales, aunque en realidad nunca pertenecieron a ningún miembro de la familia real rusa.

La Tiara Kokoshnik de la reina Alejandra

Alejandra de Dinamarca y María de Teck, reinas de Inglaterra, con la Tiara Kokoshnik

Una famosa pieza de joyería perteneciente a la reina Isabel II de Gran Bretaña es la Tiara Kokoshnik de Diamantes, con sus exclusivos rayos de sol hechos de oro blanco y amarillo. Fue este adorno el que inspiró la tendencia del “estilo ruso” en la joyería fuera de Rusia.

La tiara tiene una historia de origen fascinante. En 1888, cuando la reina Alejandra y el rey Eduardo VII (entonces príncipes de Gales) estaban celebrando su aniversario de bodas de plata, las damas de honor quisieron presentarle un regalo particularmente notable. Alejandra les pidió una copia exacta de la tiara de diamantes que llevaba su hermana en Rusia.

La reina Isabel II en un banquete de estado en Turquía (2008).

Las damas donaron sus diamantes y encargaron la tiara a la casa de joyería Garrard & Co. Como la mayoría de las tiaras rusas, también se puede usar como collar; este tipo de adorno se llama tiara con flecos. Alejandra estaba encantada con el regalo y a menudo lo usaba en funciones oficiales, llamándola su Kokoshnik ruso.

La tiara pasó de una reina británica a otra y hoy es propiedad de Isabel II. Al igual que su madre, abuela y bisabuela, la reina lo ha usado a menudo durante apariciones públicas durante su reinado.

La boda de la princesa Beatriz en 2020

Por cierto, Isabel II tiene otra tiara del siglo XIX en su colección, la Tiara Fringe, que utilizó en su boda en 1947 y recientemente prestó a su nieta, la princesa Beatriz de York, para su boda en 2020. Aunque desde la distancia parece una tiara Kokoshnik, en realidad tiene una forma diferente y un diseño más modesto.

Tiara Greville Emerald Kokoshnik

La princesa Eugenia y Jack Brooksbank abandonan la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor después de su boda en 2018.

Otra nieta de Isabel II, la princesa Eugenia, también usó una tiara kokoshnik de platino con diamantes blancos y rosas y enormes esmeraldas en su boda en 2018.

Greville Emerald Kokoshnik

Fue creada en 1919 por el joyero francés Boucheron para Margaret Greville, la hija de un miembro del parlamento llamado William McEwan. La dama legó la tiara a la familia real en 1942 junto con sus otras joyas, y ahora la tiara pertenece a Isabel II.

Kokoshnik de aguamarinas sueco

Princesa Sibylla de Sajonia-Coburgo y Gotha.

Una de las tiaras kokoshnik más fabulosas pertenece a la familia real de Suecia.

Margarita de Suecia con la tiara Kokoshnik que heredó de su madre, Sibyla de Sajonia-Coburgo.

Fue usado por primera vez en la década de 1900 por la princesa británica Margarita de Connaught, la esposa del futuro rey Gustavo VI Adolfo de Suecia, pero no hay información sobre el joyero que la creó.

Las princesas Madeleine y Victoria de Suecia en distintos eventos con la tiara sueca.

La tiara pasó a su nuera, la princesa Sibylla de Sajonia-Coburgo y Gotha, madre del actual rey sueco. En la actualidad, su hija mayor, la princesa Margarita, ocasionalmente la ha usado en diversos eventos reales, al igual que sus sobrinas, las princesas Victoria y Madeleine.

La tiara rumana de acero ennegrecido

El kokoshnik rumano se exhibe como pieza de museo.

La tiara de la reina María de Rumania (nacida princesa María de Edimburgo en Inglaterra) fue hecha en 1914 por Cartier. En ese momento, la famosa firma de joyería francesa estaba experimentando con diferentes materiales, y la base en forma de kokoshnik estaba hecha de acero ennegrecido. La tiara está adornada con platino, diamantes y rubíes.

Muchas de las joyas de la reina María se perdieron durante la Primera Guerra Mundial o sus hijos las vendieron en las décadas de 1940 y 1950, después de la caída de la monarquía. Finalmente, la tiara fue devuelta a Cartier y ahora se exhibe como pieza de museo.

El Kokoshnik de la condesa de Rosenborg

Condesa Ruth de Rosenborg

Esta tiara fue hecha en la década de 1930 por un joyero de la corte danesa llamado Aage Dragsted para la esposa del príncipe Viggo, nieto del rey Christian IX de Dinamarca.

La pareja no tuvo hijos, por lo que la tiara fue heredada primero por la cuñada del príncipe Viggo, la princesa Margaretha de Suecia y más tarde por su nuera, la condesa Ruth de Rosenborg. Tras la muerte de este último en 2010, se puso a la venta esta exquisita tiara con flores y hojas granates. Se vendió en Suiza en 2014 a un comprador anónimo.