Luisa de Bélgica, la princesa que huyó de un manicomio con la ayuda de su amante


Brillante, derrochadora, vestida siempre a la moda, la hija de Leopoldo II era una de las mujeres más elegantes de la Viena pero también la más desacreditada.

El nacimiento de la princesa Luisa de Bélgica no podría haber sido más decepcionante. Aquel 18 de febrero de 1858, en el castillo de Laeken, sus padres esperaban un príncipe que heredara el trono, pero cuando nació la niña cundió la tristeza. Esa decepción se tradujo de inmediato en una crianza sin amor ni afecto hacia la princesita, bautizada Luisa María en honor a su abuela, Luisa María de Orleáns, primera reina de los belgas. Los historiadores afirman que Luisa experimentó una educación espartana, que incluyó incluso severos castigos corporales.

Su padre, el futuro rey Leopoldo II, en particular no se preocupó por Luisa, mucho menos después del nacimiento de su segundo hijo, el príncipe Leopoldo, en 1859. De hecho, el niño recibió toda la atención de su padre como futuro heredero al trono. En 1864, nació otra hija, la princesa Estefanía, que mereció de su padre la misma falta de amor. Enorme fue el drama en 1869 cuando el príncipe Leopoldo murió repentinamente y dejó a Leopoldo sin heredero, un dolor que se acrecentó en 1872 cuando la reina Enriqueta dio a luz a una tercera hija, Clementina.

Agobiado por el dolor, Leopoldo II se alejó cada vez más de su esposa e hijas y solo se fijó en las niñas cuando los funcionarios de la corte lo convencieron de que las tres podían ser muy útiles en el juego de la política matrimonial internacional. Primero usó a Luisa: el 4 de febrero de 1875 se casó en Bruselas con el príncipe Felipe de Sajonia-Coburgo y Gotha. Ella tiene poco menos de 17 años mientras el novio tenía casi 31, pero era rico y eso le agradaba a Leopoldo. Los novios estaban estrechamente relacionados, ya que la madre de Felipe, Clémentine, era hermana de la reina Luisa María de Bélgica.

El matrimonio de Luisa y Felipe no fue un gran éxito. De hecho, fue un desastre. Las cosas comenzaron a ir mal desde la mismísima noche de bodas, cuando la princesa adolescente y sin experiencia se horrorizó ante los deseos sexuales de su nuevo marido y huyó a refugiarse a los invernaderos del castillo de Laeken. Pronto descubrió que a Felipe le gustaban la literatura erótica y las imágenes pornográficas, una preferencia que insistió en compartir con su esposa.

El 4 de febrero de 1875 se casó en Bruselas con el príncipe Felipe de Sajonia-Coburgo y Gotha.

Poco tiempo después, Luisa y Felipe abandonaron Bruselas para instalarse en la corte imperial de Viena, el lugar donde creció la reina María Enriqueta. Aunque le había contado mucho a su hija sobre la esplendorosa vida de los Habsburgo, la princesa tuvo que acostumbrarse a su entorno. Gracias a sus orígenes tan reales, Felipe de Sajonia-Coburgo obtuvo acceso a los densos círculos que rodean al emperador Francisco José y la princesa Luisa pronto conoció la vida cosmopolita en la capital, convirtiéndose en una princesa glamorosa.

Aunque Luisa y Felipe tuvieron dos hijos, los esplendores de Viena pronto los obligaron a seguir sus propios caminos, y ambos comenzaron a una vida libertina en la que no les preocupaba mucho la fidelidad conyugal. Luisa de Bélgica se convirtió en el objetivo de los chismes de la corte y los informes sobre su comportamiento extravagante llegaron hasta Bruselas. La reina María Enriqueta le aconsejó repetidamente que lleve una vida más sobria, pero su hija ignoró ese consejo. Su reputación fue de mal en peor, para disgusto del emperador Francisco José, pero ello no impidió que en 1880 aprobara el matrimonio de su hijo y heredero, el archiduque Rodolfo, con la hermana menor de Luisa, la princesa Estefanía.

Poco antes del cambio de siglo, Luisa conoció al conde croata Géza Mattacic. Los dos se enamoraron apasionadamente y comenzaron una tormentosa aventura mientras toda Viena difundía los detalles. Las consecuencias no tardaron en llegar: Luisa perdió el favor del emperador Francisco José, factor imprescindible para quienes desean mantenerse en pie en la corte de Viena, y Felipe interrumpió el suministro de dinero a su esposa.

En poco tiempo, la princesa comenzó a sumergirse en deudas y tuvo que vender todas sus posesiones valiosas, incluida su ropa interior. Para evitar la vergüenza, Felipe compró casi todo, pero los acreedores continuaron persiguiendo a la princesa, que incluso comenzó a falsificar la firma de su hermana Estefanía para recaudar dinero.

Desde Bruselas, Leopoldo II le dijo a su hija que no pagaría ninguna de sus deudas y rechazó aprobar su divorcio. En lo que a él concernía, su hija ya estaba muerta. Los dos hijos de la princesa y su marido le dieron la espalda, en parte por temor a que la reputación de su madre perjudique sus propias oportunidades en la vida y su posición dentro de la realeza. Solo su hermana Estefanía le sigue siendo fiel.

Sumergida en deudas, Luisa tuvo que vender todas sus posesiones valiosas, incluida su ropa interior.

El escándalo gradualmente se volvió demasiado grande para ocultarlo y el emperador Francisco José tuvo que actuar: hizo arrestar a Mattacic por cargos de fraude y le ofreció a Luisa las opciones de regresar sumisamente con su esposo o ingresar a una institución psiquiátrica. Deseosa de escapar de aquella cárcel que significaba para ella estar casada con un hombre que no amaba, eligió la celda de un psiquiátrico.

Después de unos años, Mattacic fue liberado de la prisión e inmediatamente comenzó a buscar a Luisa, a la que amaba sinceramente. Cuando dio con su paradero, la ayudó a escapar de la institución y huyeron juntos. En los años siguientes, están constantemente huyendo e instalándose sucesivamente durante algunas temporadas en Berlín, París y Budapest.

En 1907, un juez en Gotha finalmente responde a la solicitud de divorcio de Luisa y Felipe de Sajonia-Coburgo. Para Leopoldo II, esta fue la excusa perfecta para apartarla de su voluntad, el mismo destino que también sufriría la princesa Estefanía, que ya era viuda del archiduque Rodolfo. Cuando murió en 1909, las princesas descubrieron escandalosamente que su padre dejó todo su dinero a su amante la baronesa de Vaughan. Luisa y Estefanía iniciaron una demanda contra el Estado belga, pero perdieron la batalla. Aún así, el estado belga les otorgó una buena suma de dinero, que recibieron muchos años después debido al estallido de la Primera Guerra Mundial.

Después de la guerra, Luisa y Géza Mattacic regresaron a París, donde la princesa escribió sus memorias “Autour des trônes que j’ai vu tomber” (“Alrededor de los tronos que vi caer”), el que habla de las personas más importantes de su vida, incluido Leopoldo II. En 1923, la salud de Mattacic se deterioró, muriendo rápidamente. Luisa se trasladó por última vez a Wiesbaden en Alemania, donde murió el 1 de marzo de 1924, sola y pobre. Cuenta la historia que abrazaba una foto de Mattacic contra su pecho cuando exhaló su último aliento.