Mountbatten advirtió al príncipe Carlos que podría “arruinar su vida” como Eduardo VIII


Aunque el episodio de “The Crown” sobre la última carta de Lord Mountbatten a Carlos no existió realmente, la relación había pasado por un breve contratiempo por el dilema de Camilla.

La búsqueda del príncipe Carlos de Inglaterra para encontrar una esposa adecuada que fuera una reina apropiada fue fuertemente influenciada por Lord Louis Mountbatten, su tío abuelo y más influyente consejero. La estrecha relación del príncipe de Gales con el incondicional conde quedó plasmada en la serie de Netflix “The Crown”. Y, aunque el episodio de la última carta de Lord Mountbatten a Carlos, escrita antes de ser asesinado, no existió realmente, la relación había pasado por un breve contratiempo.

Enamorado de Camilla Parker-Bowles, el príncipe Carlos no había podido encontrar una novia adecuada y parecía inclinarse demasiado hacia una vida despreocupada. En su biografía ‘Carlos, el hombre que será rey’, el historiador real Howard Hodgson explicó que esto despertó la preocupación de quienes estaban en su círculo íntimo. “Sus amigos más cercanos, no los halagadores y parásitos, no estaban preocupados por su entusiasmo poco convencional y su imprudencia deportiva, sino más bien por la falta de concentración que parecían exponer en su nueva vida”

“A algunos incluso les preocupaba que, si se lo dejaba a su suerte sin las disciplinas de la Armada para mantenerlo bajo control, incluso podría comenzar a seguir los pasos de su tío abuelo Eduardo VIII”, afirmó Hodgson, quien mencionó una carta en la que Lord Mountbatten compartió estas preocupaciones con el príncipe en 1978. Le advirtió que no fuera “en la pendiente descendente que arruinó la vida de su tío David y lo llevó a su vergonzosa abdicación y su vida inútil para siempre”.

Eduardo VIII, también conocido como David, era primo y un amigo cercano de Lord Mountbatten

Aunque la crisis de abdicación había ocurrido cuatro décadas antes, todavía estaba fresca en la mente de muchos miembros de la familia real, especialmente la reina madre (abuela de Carlos) y querían evitar volver a crear una crisis constitucional de ese tipo.

El rey Eduardo VIII, también conocido como David, era primo y un amigo cercano de Lord Mountbatten. Era conocido por su desenfrenada vida social y entablar relaciones con mujeres casadas hasta que conoció a la divorciada Wallis Simpson, y renunció al trono para casarse con ella. Después de recibir su carta, Carlos respondió a Lord Mountbatten expresando conmoción que pudiera hacer tal comparación. Sin embargo, el influyente tío abuelo repitió la afirmación el año siguiente cuando estaban de vacaciones juntos, mientras reprendía a Carlos por no “recuperarse” de la relación rota con Camilla.

El príncipe siempre estuvo dispuesto a seguir los consejos de Lord Mountbatten, afirma Hodgson.

El príncipe siempre estuvo dispuesto a seguir los consejos de Lord Mountbatten, afirma Hodgson, que menciona una carta en la que el conde le escribió en 1974: “Creo que en un caso como el tuyo, el hombre debería sembrar su avena salvaje y tener tantas aventuras como pueda antes de establecerse, pero como esposa, deberías elegir una mujer adecuada y atractiva…” Carlos siguió más este consejo que el anterior, pero después de la muerte de Lord Mountbatten en 1979, pensó que Diana Spencer sería la esposa ideal según el consejo de su difunto confidente.

Se cree que Carlos realmente se decidió por Diana cuando ella mostró una gran empatía por su dolor después de la muerte de Mountbatten. En su funeral de 1979, Carlos señaló que Lord Mountbatten tenía “valor moral real”, que es “también una de las razones por las que lo adoraba y por qué muchos de nosotros lo extrañamos tan terriblemente ahora”. Carlos también lo apodó el “abuelo que nunca tuve” y continuó hablando de su lucha con el dolor tras el asesinato durante años.