El rey cuenta: qué dice Harald V de Noruega en el libro que se convirtió en bestseller

Según Harald Stanghelle, fue conmovedor escuchar cómo el rey describió la relación con su hijo. FOTO: REINA SONIA.

Las conversaciones entre un escritor republicano y el rey se convirtieron en un éxito de ventas. “Harald V tiene una fuerte empatía y una cercanía que casi ningún rey ha tenido”, afirma el autor, Harald Stanghelle.

El libro “Kongen Forteller” (El rey cuenta), basado en las conversaciones privadas mantenidas por el periodista Harald Stanghelle con el rey Harald V de Noruega, se convirtió en un éxito de ventas al poco tiempo de su lanzamiento. Según Raymond Vik, gerente de comunicaciones de la editorial Kagge, la circulación es de 70.000 ejemplares, y el libro encabeza la lista de bestsellers de las principales cadenas de librerías.

Es el libro más vendido en este momento, independientemente del género. Considerando que ha pasado más de un mes desde que se publicó el libro, indica que quienes lo leen siguen recomendándolo”, dijo.

Stanghelle está seguro una cosa: “Es el rey quien vende, no el autor”. El escritor dijo que descubrió al rey como un hombre inesperadamente abierto a compartir historias de su vida privada: “Hubo muchas risas. El rey Harald es bueno para conversar y para ver lo cómico en situaciones. Me perdí desde el primer momento y dije ‘tú’ en lugar de ‘el rey’, como dice la etiqueta que debería ser abordado en una conversación”, dice.

Harald V y Príncipe Heredero Haakon en Svalbard. Foto tomada por la reina Sonia.

“Personalmente, soy republicano, pero veo claramente que es una figura importante en la unión de la nación”, dijo el autor. Está muy claro lo importante que es que exprese la situación en tiempos difíciles. En la conversaciones con él, he obtenido una comprensión más profunda de lo que requiere el papel de rey”. “Hablar de su propia vida emocional fue difícil para él, pero experimenté un rey sorprendentemente abierto. Experimentar la pérdida a su madre a los 17 años lo ha moldeado”.

La muerte de la princesa Martha a los 53 años en 1954 ensombreció la existencia de la pequeña familia real de Noruega. “Era una familia de luto. Lo tuve que procesar yo solo, no había nadie con quien hablar del tema, solo uno de los buenos amigos de papá me sacó el tema. Él entendió cómo me sentía, de lo contrario no mucha gente hablaba de ello”, reveló el rey.

“Mucho ha cambiado a medida que las personas ahora asumen lo personal y lo emocional con más frecuencia”, reflexionó. “Ese no fue el caso entonces. No sé si el hecho de que perdí a mi madre se resolvió tanto. Pero la vida tenía que continuar. Tenía que hacerlo. Fue un momento difícil, pero peor fue para el rey Olav, creo. Perder a tu madre es malo. Tuvimos que vivirlo, tuvimos que superarlo de una forma u otra”.

Otra foto tomada por la reina Sonia del rey Harald con sus perros.

Refiriéndose al suicidio de Ari Behn, padre de sus nietas, el rey dijo que fue “un shock”. “Estábamos juntos cuando sucedió. Fue un shock. Estábamos muy sorprendidos, aunque sabíamos que estaba en problemas. Es doloroso y lleva mucho tiempo superarlo. El hecho de que estuviéramos juntos cuando nos enteramos de la muerte nos dio, como abuelos, la oportunidad de acercarnos más a nuestros nietos. Nos hemos acercado mucho más el uno al otro”, dijo el rey Harald al periodista.

El interés del rey por los problemas sociales “viene de dentro y es genuino”, reconoció el autor al momento de abordar uno de los temas clave del libro, los abusos sexuales y emocionales en la infancia: “No es posible mostrar tanto interés y calidez si no se aprende. El rey Harald es un rey que ve y escucha. Tiene una fuerte empatía y una cercanía con la gente de este país que casi ningún rey ha tenido”, dijo Stanghelle en una entrevista con el diario VI.

Para el libro, el rey proporcionó una serie de fotografías privadas de la familia real. “Creo que son una familia corriente”, dijo el autor. Reconoce, además, que la conversación más conmovedora fue la que mantuvo sobre la relación del rey con el príncipe heredero Haakon: “Lo más conmovedor es lo que dice sobre la relación con su hijo. Lo describe como amigo y compañero de trabajo. Tiene una estrecha relación con el príncipe heredero Haakon y no le preocupa en absoluto el día en que asumirá el mando. Probablemente esté mucho menos preocupado que su propio padre, el rey Olav”.

Harald y su nieta, la princesa Ingrid Alejandra, en una foto tomada por la reina Sonia.

“Se ha convertido en mi amigo y mi compañero de trabajo. Me pide consejos y yo los recibo de él. La relación se ha vuelto cada vez más estrecha, es un hombre sabio. Le irá bien cuando llegue ese momento”, dice Harald, quien sin embargo está preocupado por su hijo: “Veo que el Príncipe Heredero trabaja muy duro. Estoy empezando a preocuparme un poco por él. Es un hombre joven, pero es esto de establecerse lo que te obliga a trabajar más duro”.

Si bien el rey Olav, padre de Harald fallecido en 1991, fue llamado “folkekongen” (rey del pueblo) por sus contemporáneos, Stanghelle cree que el rey Harald hoy está más cerca de la gente que su padre: “Se merece el título honorífico de Rey del Pueblo. Tanto el rey Haakon como el rey Olav se encargaron de la tarea real de una manera muy fuerte y se adaptaron a su época. El propio rey Harald dice que se para sobre sus hombros. Interpreta nuestras actitudes y ayuda a moldearlas.

“La familia real noruega se ha permitido mostrar compasión, emoción y debilidad. El rey ha sido abierto sobre sus enfermedades. En el discurso de Año Nuevo anterior, se refirió al dolor en la familia después de la muerte de Ari Behn y que tres de los nietos habían perdido a su padre. El rey Harald no ha perdido ninguna dignidad por ello”, dijo el autor, quien señala que hay una gran diferencia en comparación con, por ejemplo, la casa real británica. “El problema para ellos es la distancia emocional. Nadie sabe lo que piensa la reina Isabel”, afirmó.