Burbuja real: los condes de Wessex pasarán la Navidad con Isabel y Felipe


Solo dos núcleos familiares podrán unirse a la pareja real, según las restricciones impuestas por el gobierno británico.

Los planes navideños de la reina Isabel II, de 94 años, y del príncipe Felipe de Gran Bretaña, de 99, han estado sujetos a una gran especulación, ya que existen dudas sobre cómo la pareja real podría pasar esa fiesta en medio de la pandemia del coronavirus y sin riesgos de contagio.

Si bien la tradicional Navidad real en Sandringham no tendrá lugar este año, Isabel y Felipe estarán con familiares, según afirmó una fuente del palacio de Buckingham. Se espera que el hijo menor de la reina y de Felipe, el príncipe Eduardo, se una a sus padres en compañía de su esposa Sophie, condesa de Wessex, y sus dos hijos, Lady Louise Windsor y el vizconde Severn, para celebrar la festividad.

El Reino Unido, donde cada región define su estrategia sanitaria, es el país más castigado de Europa con más de 57.000 muertos confirmados por covid-19 y casi 1,6 millones de casos positivos. A partir del 2 de diciembre, Londres se situará en el nivel de alerta “alto”, el segundo de tres, que incluirá a la mayor parte de Inglaterra con un total de 32 millones de personas, y estará prohibido reunirse con personas que vivan bajo otro techo, y la prohibición incluye a la familia real.

Habrá, sin embargo una “tregua” de Navidad en la que se permitirá que hasta tres hogares se mezclen entre el 23 y el 27 de diciembre. Durante este período, las familias no deberían mezclarse con otras y solo podrán reunirse con personas que no hayan tenido relaciones con otras familias. De acuerdo a esto, también podría unirse a Isabel II otro núcleo familiar, que podrían ser el príncipe Carlos y su esposa Camilla, o bien los duques de Cambridge y sus hijos, siempre que hayan guardado una cuarentena preventiva.

Casi la totalidad de los 56 millones de habitantes de Inglaterra, Londres incluido, seguirá viviendo bajo importantes restricciones cuando el segundo confinamiento llegue a su fin el 2 de diciembre, cuando el país volverá al sistema de restricciones locales en base a tres niveles que se determinan en función de la incidencia del virus. El primer ministro Boris Johnson, insistió en la necesidad de respetar las restricciones a la espera de que las vacunas contra Covid-19 estén listas para ser distribuidas.