La duquesa de Sussex sufrió un aborto espontáneo en julio, según reveló en el New York Times


Meghan Markle, la esposa del príncipe Harry de Gran Bretaña, reveló que tuvo un aborto natural en julio pasado, en una columna de opinión publicada este miércoles en el diario estadounidense New York Times.

“Supe, mientras estrechaba en mis brazos a mi primer hijo, que estaba perdiendo el segundo”, escribió la duquesa de Sussex, de 39 años.

En la columna publicada en el periódico estadounidense, la duquesa de Sussex cuenta que acababa de cambiar los pañales de su hijo, Archie, cuando sintió un calambre y cayó al piso. Dijo que perder un embarazo es un “dolor insoportable” y que ese tema sigue siendo “tabú” y está “impregnado de (una no deseada) vergüenza, que perpetúa un ciclo de solitario duelo”.

Luego algunos detalles: “Tras cambiarle el pañal a Archie -escribe- sentí un fuerte calambre y me acurruqué en el piso con él en brazos murmurando una canción de cuna para mantenernos tranquilos. Pero el tono alegre contrastaba con mi sensación de que algo no estaba yendo bien”.

“Algunas horas más tarde -agrega la narración- estaba tendida en el hospital, dando la mano a mi marido. Sentía el calor de su palma y le besé los nudillos. Ambos teníamos el rostro bañado en lágrimas. Y mirando las frías paredes blancas” de la habitación “intenté imaginar cómo podríamos contener jamás” el sentido de esa pérdida”.

La revelación sigue a varios trascendidos circulados en los últimos meses sobre el posible segundo embarazo de la duquesa de Sussex, y explica la postergación de la próxima fase de un juicio entablado por Meghan, con apoyo de Harry, contra Associated Newspapers -que edita a los diarios británicos Mail Online, Daily Mail y su versión dominical Mail on Sunday- de violar su privacidad mediante la publicación de extractos de una carta dirigida a su padre, Thomas Markle, en agosto de 2018 antes de casarse con el duque de Sussex.