Los duques de Sussex dejaron su casa del Reino Unido a la princesa Eugenia


Harry y Meghan, ahora instalados en una mansión de California, vaciaron la cabaña del bosque de Windsor en una clara señal de que no desean regresar al país.

El príncipe Harry de Inglaterra y su esposa la duquesa de Sussex “vaciaron” su casa en Inglaterra y la ofrecieron a la otra nieta de la reina Isabel II. Según informes publicados este viernes, el duque de Sussex y Meghan Markle le entregaron las llaves de Frogmore Cottage a la princesa Eugenia, que está esperando su primer hijo, en lo que constituye una fuerte señal de que no tienen el propósito de volver al Reino Unido

Según fuentes citadas por el diario The Sun, los duques de Sussex, que actualmente residen en una mansión de 11 millones de libras esterlinas en California, seguirán teniengo Frogmore Cottage como su residencia ‘oficial’ en el Reino Unido pero que la princesa Eugenia de York, de 30 años, y su marido Jack Brooksbank, de 34 años, ya están instalados en ella. La pareja, que se casó en octubre de 2018, está esperando su primer hijo y ambos dijeron estar “encantado” con la casa

Una persona cercana a los duques de Sussex dijo a The Sun que Harry y Meghan enviaron sus pertenencias a California después de que “camiones de mudanzas aparecieron en la oscuridad de la noche y limpiaron la cabaña”. “Vaciar su casa y entregar las llaves es una señal bastante fuerte de que Harry y Meghan no tienen planes de regresar. Parece que están atando cabos sueltos ya que planean extender su estadía en los EE.UU. quizás de forma permanente”, dijo esa persona.

Eugenia, la hija menor del príncipe Andrés y su ex esposa Sarah Ferguson, y . Brooksbank habían estado viviendo en Ivy Cottage, una pequeña casa ubicada en el Palacio de Kensington, Londres. En Frogmore, ubicada en el Windsor Great Park, la pareja estará mucho más cerca de los padres de la princesa, que viven a pocos metros de distancia en el Royal Lodge y a corta distancia del Castillo de Windsor, donde la reina y el príncipe Felipe están pasando el confinamiento por el coronavirus.

La propiedad, que la reina le regaló los duques de Sussex antes de su boda en mayo de 2018, seguirá siendo su residencia en el Reino Unido, informó el Daily Mail. “Frogmore fue equipado para los gustos de Meghan y Harry con su hijo Archie en mente, por lo que es el lugar perfecto para que una pareja tenga un bebé”, dijo una fuente. El cambio de inquilino se produce después de que los duques reembolsaran a los contribuyentes el dinero público que utilizaron para renovar la casa. Ahora residen en Santa Barbara.