Haya de Jordania habría pagado millones para ocultar romance con guardaespaldas


La esposa del emir de Dubai escapó en 2019 del país y ahora mantiene un juicio contra su esposo en Londres. Ella afirma ser víctima de una campaña de difamación.

La princesa Haya de Jordania, consorte del Emir de Dubai, supuestamente tuvo un romance de dos años con un guardaespaldas británico y le habría pagado al menos US$ 6,4 millones para tratar de mantenerlo en secreto, según un informe.

El engaño de la princesa Haya fue expuesto en un fallo de la investigación por la custodia de sus hijos en el Tribunal Superior de Londres: afirman que la hermana del rey de Jordania “se embarcó en una relación adúltera con uno de sus guardaespaldas masculinos”, según reveló el Daily Mail.

El fallo de la corte no identificó inicialmente al guardaespaldas, pero el Daily Mail informa que la princesa, de 46 años, entregó al guardaespaldas Russell Flowers, de 37, una “gran cantidad de regalos de lujo que incluyen un reloj de US$ 16.000 y una escopeta de época de US$ 66.000”. También habría pagado US$ 1,6 millones para que no se lo contara su entonces marido, el jeque Mohammed Al Maktoum de Dubai, vicepresidente y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos.

Haya, hermana del rey Abdallah II de Jordania, también habría pagado la misma cantidad para comprar el silencio de tres de otros guardaespaldas de la familia real en Dubai que sabían sobre el supuesto romance. La relación comenzó en 2016, informó el periódico, que cita una fuente diciendo: “Era un secreto a voces entre el staff que él estaba involucrado con ella”.

Cuando el secretó quedó al descubierto, el guardaespaldas tuvo que separarse de su esposa y la princesa huyó de Dubai con sus dos hijos, el príncipe Zayed y la princesa Jalila, después de ser confrontada por su esposo en 2018, según el informe. En el juicio por la custodia de los niños, la princesa dijo que su marido infligió una “campaña de intimidación” en su contra.

“Haya debería estar avergonzada de la forma en que fue tras un hombre casado. No hay excusa ”, dijo un amigo de la familia de Flowers. “Fue gracias a su riqueza y poder que pudo hacer esto. Muchas vidas se han arruinado a causa de este asunto. Russell debería estar avergonzado de la forma en que trató a su esposa. Su comportamiento fue repugnante”, agregó.

La princesa se casó con el emir Mohammed en 2004, convirtiéndose en su sexta consorte y “esposa menor” hasta su divorcio el año pasado. Ahora reside con sus dos hijos en una casa de 113 millones de dólares en uno de los barrios más exclusivos de Londres, Kensington, informó el New York Post.