Qué pasó con las invaluables tiaras de los Romanov después de la Revolución de 1917


Incluso la reina de Inglaterra, Isabel II, tiene algunas piezas antiguas que alguna vez pertenecieron al tesoro de la familia imperial rusa.

Por ANNA SOROKINA / RBTH

Las tiaras de diamantes, esmeraldas y zafiros de la dinastía Romanov de Rusia eran notables por su belleza y opulencia, y eran bien conocidas por otras monarquías en Europa. Esto tiene que ver con su forma inusual, ya que la mayoría recordaba al kokoshnik, un antiguo tipo de tocado ruso.

Fue Catalina la Grande quien llevó por primera vez la moda de la “vestimenta rusa” a la corte, y luego, a mediados del siglo XIX, durante el reinado del zar Nicolás I se hizo obligatoria. En las recepciones oficiales, las mujeres comenzaron a llevar diademas con sabor nacional, “les tiares russes”, como se las llama en el extranjero.

Esta foto muestra los tesoros de los Romanov encontrados por los bolcheviques y preparados para la venta.

Además, había joyas adaptables que se podían usar como tiaras o collares, y las piedras colgantes eran intercambiables. Esta característica en particular es la razón por la que la mayoría de las joyas desaparecieron. Cualquier artículo que la familia del zar no pudiera sacar del país, los bolcheviques vendían pieza por pieza en las subastas.

La Tiara Vladimir

Retrato de la gran duquesa Maria Pavlovna con la tiara Vladimir

El gran duque Vladimir Alejandrovich de Rusia, hermano menor del emperador Alejandro III, encargó esta tiara para su prometida, la duquesa María de Mecklenburg-Schwerin (más tarde Gran Duquesa María Pavlovna de Rusia), en la década de 1870. La tiara consta de 15 anillos de diamantes, cada uno de los cuales tiene una gota de perla en el centro.

La Gran Duquesa fue uno de los pocos Romanov que logró escapar al extranjero después de la Revolución de 1917 y también para llevarse sus joyas. Algunos de los tesoros fueron sacados del país en dos fundas de almohada a través de la misión diplomática sueca, mientras que un correo diplomático británico ayudó a pasar de contrabando a otros a través de la frontera. Estos incluían la Tiara Vladimir, que Maria Pavlovna mantuvo en su poder hasta su muerte en 1920.

La reina María de Inglaterra y la reina Isabel II con la tiara Vladimir.

Se la legó a su hija la gran duquesa Elena, que estaba casada con el príncipe Nicolás de Grecia y Dinamarca. Sin embargo, solo un año después, Elena vendió la tiara a la reina consorte de Inglaterra, María de Teck, para mejorar su situación financiera. En Gran Bretaña, se hicieron gotas de esmeralda que se pueden alternar con gotas de perlas para la tiara. La reina Isabel II todavía usa la tiara hoy, tanto con perlas como con esmeraldas, y en ocasiones “vacía”, es decir, sin piedras.

Tiara de zafiro

La reina María y su madre, la gran duquesa María Pavlovna, con la tiara de zafiro.

Esta tiara kokoshnik con diamantes y enormes zafiros perteneció a Alejandra Feodorovna, la consorte de Nicolás I.

Fabricada en 1825, tenía un broche a juego con colgantes. La tiara fue heredada por la gran duquesa María Pavlovna, quien en 1909 pidió a la firma Cartier que le diera un aspecto más moderno. Logró sacar la pieza de Rusia después de la Revolución, aunque sus hijos terminaron vendiéndola. Finalmente, terminó en manos de la reina María de Rumania, descendiente de los Romanov, pero ya no tenía su broche a juego.

La reina María de Rumania y su hija, la princesa Ileana

María de Rumania rara vez se separó de su tiara y se la regaló a su hija, la princesa Ileana, como regalo de bodas. Sin embargo, después de la revolución en Rumania que siguió a la Segunda Guerra Mundial, la familia real fue desterrada del país. Ileana se fue a los Estados Unidos, llevándose la tiara con ella, antes de venderla a un comprador privado en 1950. Se desconoce el destino posterior de la tiara.

La diadema de diamante rosa

La gran duquesa Isabel Mavrikievna con esta tiara durante su boda, 1884.

La diadema de la emperatriz María Feodorovna, consorte de Pablo I, se hizo a principios del siglo XIX en forma de kokoshnik con un enorme diamante.

La diadema está engastada con un total de 175 diamantes indios grandes y más de 1.200 diamantes pequeños de talla redonda. La fila central está adornada con grandes diamantes en forma de gota que cuelgan libremente. Esta pieza, junto con la corona nupcial, era una parte tradicional del atuendo nupcial de las novias de la familia real rusa.

Esta es la única diadema Romanov original que permaneció en Rusia como una exhibición de museo que se puede ver en el Fondo de Diamantes del Kremlin. Se salvó de la venta gracias a su diamante rosa, que los expertos en arte consideraron invaluable.

Diadema “Gavilla de trigo”

La “Gavilla de trigo”. 

Esta diadema con un diseño original también perteneció a Maria Feodorovna. Consiste en “orejas de lino” doradas decoradas con diamantes con un engastado de un zafiro leuco (un zafiro incoloro que simboliza el sol) en el centro. Se tomó una fotografía poco común en 1927 para una subasta de Christie’s en la que los bolcheviques vendieron las joyas de Romanov. No se sabe nada sobre el destino posterior de la diadema después de la subasta.

Los joyeros soviéticos hicieron una réplica de la diadema en 1980 y la llamaron “Campo Ruso”. También se conserva en el Fondo de Diamantes ruso.

Diadema de perlas

La esposa del duque de Marlborough con esta tiara.

Nicolás I encargó en 1841 este adorno en forma de gota de perla para su consorte Alejandra Feodorovna, a la que amaba mucho. Después de ser subastada en 1927, la diadema cambió de manos entre propietarios privados en numerosas ocasiones. Holmes and Co., el noveno duque de Marlborough de Gran Bretaña e Imelda Marcos, entonces primera dama de Filipinas, todos la poseyeron en un momento dado. En la actualidad, el gobierno de Filipinas es el propietario más probable de la diadema.

Gran Diadema de Diamantes

La última zarina con la tiara de diamantes

Esta gran diadema que incorpora un motivo de “nudo de amante” que era popular en ese momento se hizo a principios de la década de 1830, también para Alejandra Feodorovna.

Estaba decorado con 113 perlas y decenas de diamantes de varios tamaños. Lo usó la última emperatriz, también llamada Alejandra Feodorovna, cuando fue inmortalizada por el fotógrafo Karl Bulla en la inauguración de la Duma Estatal.

Después de la revolución, los bolcheviques decidieron que la diadema carecía de un mérito artístico particular y la subastaron. No hay información sobre el propietario posterior, y la teoría más probable es que se vendió en partes.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.