The Crown: “Balmoral Test”, el duro desafío que enfrentan invitados de Isabel II en Escocia


La prueba a la que se someten los invitados de la reina en Escocia existe: se espera que los invitados de la familia real se unan a las actividades al aire libre (principalmente deportes de campo) con entusiasmo, se cambien de ropa hasta cinco veces al día y participen de todos los juegos, comidas y fiestas, todo ello sin olvidar el protocolo real.

Uno de los primeros capítulos de de la temporada 4 de The Crown se titula “The Balmoral Test”. En él se ve a la primera ministra Margaret Thatcher y su esposo Denis viajar a Escocia para las “vacaciones” que todos los jefes de gobierno del Reino Unido están obligados a realizar junto a la reina Isabel II cuando ascienden al poder.

El episodio se llama The Balmoral Test en honor al complicado y tácito código de conducta para todos los visitantes del castillo escocés, propiedad de la familia real británica durante cuatro generaciones. En el episodio, Thatcher fracasa en la prueba, bajando vestida de gala a las seis de la tarde. Lady Diana Spencer, novia del príncipe Carlos, pasa la prueba con gran éxito.

En la vida real las cosas no son tan distintas. Se espera que los invitados de la familia real se unan a las actividades al aire libre (principalmente deportes de campo) con entusiasmo, se cambien de ropa hasta cinco veces al día y participen de todos los juegos, comidas y fiestas, todo ello sin olvidar el protocolo real.

“Aquellos que superan con éxito en este campo minado social conocido popularmente como la ‘Prueba Balmoral’ son aceptados por la familia real. Aquellos que fracasan se desvanecen del favor real tan rápido como las brumas entran y salen de las tierras altas”, escribió el biógrafo real Andrew Morton. “Las peculiaridades y las oscuras tradiciones familiares pueden intimidar a los recién llegados”, aseguró.

The Balmoral Test se remonta más atrás de lo que imagina; de hecho, el príncipe Felipe (esposo de Isabel II) y Lady Elizabeth Bowes-Lyons (esposa de Jorge VI) aparentemente fueron sometidos a ella cuando daban sus primeros pasos en la familia real. Según el biógrafo real Michael Patterson dice que Felipe pasó la prueba basándose en que había estado en el internado Gordonstoun en Escocia y amaba todas las actividades al aire libre.

La madre de la reina, Lady Elizabeth, complació a todos, y Wallis Simpson falló rápidamente al señalar que las alfombras de tartán “tendrían que desaparecer” cuando su novio Eduardo VIII ascendiera al trono. Para Diana Spencer, si bien fue fácil al principio, en los años posteriores se sentiría “infeliz y aburrida” en Balmoral, según Andrew Morton: “En lugar de tener unas vacaciones, es la época más estresante del año”, le dijo la princesa.

Kate Middleton, novia del príncipe Guillermo, hizo su primera visita a Balmoral en 2009. Según su biógrafa, Katie Nicholls, durante esta visita, la reina Isabel II aparentemente le dijo a Middleton que podía tomar fotografías en la finca, algo que generalmente está prohibido, lo que sugiere que fue aceptada con sinceridad. Sus padres, que fueron invitados a Balmoral por la reina en 2010, aparentemente pasaron la prueba porque fueron invitados a regresar años más tarde.

Hubo interminables especulaciones antes del primer viaje de Meghan Markle, la novia estadounidense del príncipe Harry, a Balmoral. Se rumorea que la actriz visitó a la reina en 2017, en los primeros días de su relación con el príncipe, pero que la primera invitación “oficial” se produjo un par de meses después de casarse. Si bien se sabe poco sobre qué tan bien pasó Markle la prueba, es famosa su oposición a la caza y los deportes de campo en general, que son de los principales pasatiempos en Balmoral.

Como demuestra la serie, Margaret Thatcher comenzó con el pie izquierdo al llegar sin zapatos de exterior que le permitan lidiar con las actividades al aire libre en el rudo clima escocés, y habría pasado gran parte del viaje trabajando en su habitación, lo que la familia encontró desagradable e inapropiado. El biógrafo John Campbell dice: “La señora Thatcher odiaba ir a Balmoral una vez al año. No le interesaban los caballos, los perros o los deportes rurales, y veía el aire libre (largas caminatas y picnics en cualquier clima) que la familia real disfrutaba en las vacaciones como el ‘purgatorio’”

Según los informes, Cherie, la esposa del exprimer ministro Tony Blair, usó pantalones para almorzar, se negó a hacer una reverencia y no participó de las actividades en el campo durante su visita a Balmoral. Según el biógrafo del político, Paul Scott, la mujer cometió el grave error de no beber demasiado y lo agravó al comentar cuánto bebían los miembros de la familia real. El historiador real Alastair Campbell afirmó en sus diarios que Cherie le preguntó a la reina si era cierto que la reina Victoria tuvo un romance con John Brown.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.