The Crown, temporada 4: el destino de las primas de Isabel II que fueron encerradas en un manicomio


Sin amor, descuidadas, desatendidas y declaradas muertas: Nerissa y Katherine Bowes-Lyon constituyeron la máxima vergüenza de la familia materna de la reina.

La serie de Netflix “The Crown” pone una mirada más crítica sobre la familia real británica en su cuarta temporada. Dos nuevas personalidades prominentes, la princesa Diana de Gales y la primera ministra Margaret Thatcher, son puestas en el centro de la escena y el trato que reciben de parte de la familia real promete sorprender a los televidentes. Pero quizás la historia más vergonzosa de la serie escrita por Peter Morgan se presentará en el episodio que cuenta la historia de Nerissa y Katherine Bowes-Lyon.

La tercera y quinta hijas de John y Fenella Bowes-Lyon, siendo John el hermano mayor de la reina Isabel, reina madre, nacieron con graves discapacidades del desarrollo. Ninguna de ellas aprendió a hablar y su diagnóstico médico revela las actitudes contemporáneas hacia tales condiciones: oficialmente, eran “imbéciles”. En 1941, cuando Nerissa tenía 22 años y Katherine 15, la familia las internó en el Royal Earlswood Hospital, en Redhill, Surrey, aparentemente por consejo médico. Tres de sus primas, Idonea, Rosemary y Ethelreda, los hijos de la hermana de Fenella, quedaron igualmente discapacitadas y fueron enviadas al mismo hospital.

Nerissa Bowes-Lyon

Earlswood fue la primera instalación de este tipo construida especialmente, pero no era un lugar feliz. Enfermeras y familiares de ex reclusos, entrevistados en 2011 como parte de un documental de Channel 4 sobre las hermanas, recordaron una institución que estaba terriblemente reglamentada y carecía de diversión. Había pabellones de hasta 40 personas, atendidos por dos enfermeras. “Les dabas un baño, les cortabas las uñas, les dabas de comer si necesitaban ayuda”, recordó una exempleada.

Las niñas fueron enviadas a Earlswood solo cuatro años después de que la abdicación de Eduardo VIII pusiera a los hijos de Bowes-Lyon en la línea directa de sucesión. Las hermanas Bowes-Lyon, primas hermanas de la reina Isabel II, parecen haber sido abandonadas por completo por la familia, además de las £ 125 al año que pagaban a Earlswood. Según el documental, nadie, ni siquiera los padres de las mujeres, los visitó ni recordó sus cumpleaños ni les envió tarjetas de Navidad. Hablando con Thames News en 1987, un representante del hospital dijo de Nerissa: “Hasta donde yo sé, fue visitada por última vez por familiares directos a principios de la década de 1960”.

Katherine Bowes-Lyon

En 1963, la entrada de la familia en el Burke’s Peerage, el libro de genealogía más prestigioso sobre la nobleza y la aristocracia de Gran Bretaña e Irlanda, declaró que ambas estaban muertas. No está claro qué tan involucrado estuvo el círculo íntimo de la familia real en la vida de Nerissa y Katherine. The Crown sugiere que en la década de 1980, habían sido casi olvidadas y que la reina, aparentemente una lectora religiosa del Burke’s Peerage, creía que ambos habían fallecido.

EL ROYAL EARLSWOOD HOSPITAL, anteriormente The Asylum for Idiots y The Royal Earlswood Institution for Mental Defectives, en Redhill, Surrey, fue el primer establecimiento en atender específicamente a personas con discapacidades del desarrollo. Anteriormente habían sido alojados en asilos para enfermos mentales o en asilos. Se le otorgó un estatuto real en 1862 y se le cambió el nombre a The Royal Earlswood Institution for Mental Defectives en junio de 1926. John Langdon Down (de quien se nombró el síndrome de Down) fue superintendente médico del hospital de 1855 a 1868.

A muchos les resulta difícil creer que la Reina Madre, tía carnal de las jóvenes, no fuera consciente o no fuera cómplice de la ocultación de las dos hijas de su hermano. Tampoco se ha aclarado hasta ahora por qué la familia Bowes-Lyon trató así a Nerissa y Katherine y su historia recuerda el caso del príncipe Juan, el hijo menor de Jorge V, hermano de Jorge VI y Eduardo VIII, a quien le diagnosticaron epilepsia a los tres años. Cuando su condición se deterioró, lo enviaron a vivir a un rincón apartado de la finca de Sandringham con una niñera, lejos del ojo público y de la familia. Murió allí a la edad de 13 años, luego de una convulsión severa.

Nerissa murió en 1986 y fue enterrada en el cementerio Redhill. Solo el personal del hospital asistió a su funeral y su tumba fue marcada con etiquetas de plástico y un número de serie. Katherine siguió viviendo, y cuando la noticia de su existencia se conoció en 1987, gente de toda Gran Bretaña le envió flores a su asilo.

Los miembros de la familia Bowes-Lyons intentaron defender las acciones de la familia y desligar a la reina madre de lo que, según dicen, fue una confusión burocrática. El sobrino nieto de Fenella Bowes-Lyon, Lord Clinton, dijo a la prensa que el informe oficial de la muerte debe haber sido un accidente porque la persona que manejaba los formularios de Burke, era “muy vaga”. En ese momento, el Palacio de Buckingham dijo que la reina estaba al tanto del informe y nada más: Es un asunto de la familia Bowes-Lyon“, dijeron.

KATHERINE Y NERISSA padecieron un severo retraso mental debido a una condición genética del linaje de su madre. Eran hijas de John Bowes-Lyon, el segundo hijo del decimocuarto conde de Strathmore y Kinghorne y la condesa de Strathmore y Kinghorne, y hermano de la reina Isabel, esposa de Jorge VI, conocida la mayor parte de su vida como la Reina Madre. Se casó con Fenella Hepburn-Stuart-Forbes-Trefusis, la hija menor del 21 Baron Clinton en septiembre de 1914. Las hermanas tuvieron la desgracia de haber nacido en una época en la que la discapacidad mental se consideraba una amenaza para la sociedad y estaba vinculada a la promiscuidad, la crianza irresponsable y pecados, características de las clases bajas.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.