Los instantes finales de Enrique VIII de Inglaterra muestran que sí creía en Dios


Durante su reinado, disolvió conventos y monasterios, mandó a la hoguera a más de 72.000 herejes, ejecutó a dos de sus seis esposas y fue excomulgado de la iglesia católica.

Muchos historiadores de monarquía británica se han preguntado con frecuencia si el rey Enrique VIII de Inglaterra era un creyente en Dios, dado su atroz historial de asesinatos durante su reinado y sus feroces disputas con los miembros de la iglesia. Pero ahora, expertos afirmaron haber descubierto información clave sobre los momentos finales del famoso monarca, lo que sugiere que sí creía en Dios y que pidió perdón por sus pecados con su último aliento.

La concepción de Enrique VIII sobre la religión se fue distorsionando a medida que envejecía, y en un momento se convenció de que su primer matrimonio con Catalina de Aragón había sido “contra la ley divina”. Afirmó que debido a que Catalina era la viuda de su hermano, esto iba en contra del mandato bíblico y eso había hecho caer sobre ellos el castigo de Dios.

Enrique VIII mantuvo esta perspectiva y se dispuso a destrozar la Iglesia de Inglaterra para asegurarse de que pudiera separarse de Catalina, en lo que sería un paso histórico en la historia de la Familia Real. Cuando el Papa Clemente VII se negó a aceptar la solicitud de Enrique VIII, algo que consideró ilegal en ese momento, el rey separó a la Iglesia de Inglaterra de la autoridad papal, antes de nombrarse a sí mismo Jefe Supremo de la Iglesia de Inglaterra.

Como tal, el rey disolvió conventos y monasterios, mandó a la hoguera a más de 72.000 herejes, y fue excomulgado de la iglesia católica. Pero el canal de YouTube Grunge expuso dos momentos clave que parecen disipar ese mito, ya que suplicó el perdón de Cristo antes de morir, además de llamar al arzobispo Thomas Cranmer con su último aliento en 1547.

En el documental de Grunge explican: “Estaba claro que el rey se acercaba a la muerte, por lo que Sir Anthony Denny tuvo la poco envidiable tarea de sugerir que Henry podría querer examinar su conciencia real y hacer las paces con Dios. Enrique pasó tiempo con su confesor y recibió la Sagrada Comunión. Proclamó que creía que ‘Cristo en toda Su misericordia’ lo perdonaría por sus muchos pecados, pero incluso él reconoció que había muchos pecados en su pasado”.

Enrique VIII ejecutó a miles de personas, principalmente a las que se rebelaron contra su decisión, y a dos de sus seis esposas. El video agrega: “Después de todo, las esposas y los consejeros reales no eran las únicas personas que Henry había ejecutado durante su reinado. Algunos historiadores sugieren que hasta 72.000 personas murieron bajo la orden de Enrique durante sus casi 40 años en el trono”.

En otro momento revelador, Grunge afirmó que cuando Enrique VIII comenzó a quedarse dormido, después de sucumbir finalmente a una plétora de enfermedades relacionadas con el peso, llamó al arzobispo Cranmer. “Enrique estaba inconsciente cuando llegó el clérigo. Cranmer le pidió al rey una señal de que todavía creía que Cristo lo salvaría, y se dice que Enrique apretó la mano del arzobispo en respuesta. Instantes después de ese 27 de enero de 1547, el rey murió.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.